jueves, 27 de diciembre de 2012

El Sr. Alcalde de Gérgal (Almería).

Escribo esto con más sueño que hambre (y no es poca la que tengo -¿debería ser "poco"? bah, da igual, estoy hambriento, pero estoy más sobao-), así que es bastante probable que diga más incoherencias e inexactitudes que otras veces, aún no siendo pocas aquellas....
El tema es que ayer, comiendo en casa de mi suegra después de llevar a los niños al hospital de Getafe a que conociesen a su primo Erik (es más rico....), escuché a un señor hablando en la tele que me indignó.
Me indignó lo que dijo y, sobre todo, cómo lo dijo.
Veamos. Hablaba sobre el secuestro de un niño de 16 meses en la Provincia de Almería (es posible que se trate de una niña de 14 meses, pero además de mi estado actual, el que tenía ayer -similar al de ahora- y que ese tipo de "sucesos" en las noticias me importan un bledo ya que me parecen más dignos de "El Caso" o de "Gente" que de unas noticias; no hablemos ya de que dediquen dos minutos de "El Parte" a hablar de que hace frío en diciembre....). El tema, marujas, lo conoceréis tod@s perfectamente. La cuestión es que este individuo, representante público para mas INRI, tuvo la desfachatez (aquí quedaría mejor la "fachatez", pero seguro que me lo subraya el corrector) de decir en un momento dado con una sonrisilla lasciva y prepotente que la madre "venía desde Huelva a tener un... encuentro... con este muchacho", aquí cambió la sonrisillla por una mueca asquerosamente machista, "y se le ocurrió la brillante idea de traerse a su criatura hasta aquí".
Ese mierda (tan culpable como el resto de la sociedad de que haya una cantidad bochornosa de cerdos que piensan que por ser hombres -y que creen serlo, por cierto-, ya tienen que tener por pertenencia una mujer que le sirva, y mujeres que asumen eso como natural), lo que en realidad quería decir es que "a quién se le ocurre, una guarra tenía que ser, traerse a su criatura desde Huelva solo pa que se la follen", pero en el caso de que hubiese dejado a su niño en casa con alguien para ver a ese gachó (que también hay que tener huevos para acercarse a según qué gente, porque el bicho tiene toda la cara de ser lo que es; ya hablaremos otro día sobre la tendencia, no sé si solo femenina o humana en general, de hacer lo que a uno le apetece frente a lo que le conviene -y afinando más aún, sobre la tendencia de emparejarse con gente que le hace daño y, cuando por fin encuentra a quien le trata como es debido, parece que "le quiere menos"-), en ese caso el Sr. Alcalde, sin duda hubiese querido decir "y deja a su criatura en Huelva ¡con 16 meses! solo pa que se la follen".
Bueno, que le doy muchas vueltas a las palabras pa ná, solo para no llamarle hijo de puta, porque eso es otro de los retorcimientos del lenguaje que hace que señalemos a alguien como algo que de por sí no es malo, con una etiqueta que, no siendo mala, queda mal que te lo llamen.... Que, vamos, que el tío es un cerdo con pintas, un mierda, un cobarde y un idiota, pero el Alcalde que le "justifica" poniendo parte de la responsabilidad de lo sucedido en otra parte que no sea el energúmeno ese, merece ser pelado en el puto balcón de su pueblo delante de todo el mundo solo para dar ejemplo de lo que no se debe hacer.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Tienes razón Antoñito y me encanta que seas tu el que lo haga notar. Me ha encantado la vehemencia con la que criticas una actitud, la del alcalde, que muchos no cuestionan acostumbrados como estamos a que se ponga siempre en entredicho el comportamiento de las mujeres, más como este caso cuando se trata de un tema de sexo Basta ya de tanto parternalismo y machismo, el pedazo animal que hizo lo que hizo es como tu bien dices el único responsable de su asquerosa acción, dejemos a la mujer fuera. Te prodigas poco en este tu blog y tampoco te leo en otros en los que antaño colaborabas. Me gusta tu mirada y como expresas lo que ves.
Saludos, Charo