jueves, 27 de diciembre de 2012

El Sr. Alcalde de Gérgal (Almería).

Escribo esto con más sueño que hambre (y no es poca la que tengo -¿debería ser "poco"? bah, da igual, estoy hambriento, pero estoy más sobao-), así que es bastante probable que diga más incoherencias e inexactitudes que otras veces, aún no siendo pocas aquellas....
El tema es que ayer, comiendo en casa de mi suegra después de llevar a los niños al hospital de Getafe a que conociesen a su primo Erik (es más rico....), escuché a un señor hablando en la tele que me indignó.
Me indignó lo que dijo y, sobre todo, cómo lo dijo.
Veamos. Hablaba sobre el secuestro de un niño de 16 meses en la Provincia de Almería (es posible que se trate de una niña de 14 meses, pero además de mi estado actual, el que tenía ayer -similar al de ahora- y que ese tipo de "sucesos" en las noticias me importan un bledo ya que me parecen más dignos de "El Caso" o de "Gente" que de unas noticias; no hablemos ya de que dediquen dos minutos de "El Parte" a hablar de que hace frío en diciembre....). El tema, marujas, lo conoceréis tod@s perfectamente. La cuestión es que este individuo, representante público para mas INRI, tuvo la desfachatez (aquí quedaría mejor la "fachatez", pero seguro que me lo subraya el corrector) de decir en un momento dado con una sonrisilla lasciva y prepotente que la madre "venía desde Huelva a tener un... encuentro... con este muchacho", aquí cambió la sonrisillla por una mueca asquerosamente machista, "y se le ocurrió la brillante idea de traerse a su criatura hasta aquí".
Ese mierda (tan culpable como el resto de la sociedad de que haya una cantidad bochornosa de cerdos que piensan que por ser hombres -y que creen serlo, por cierto-, ya tienen que tener por pertenencia una mujer que le sirva, y mujeres que asumen eso como natural), lo que en realidad quería decir es que "a quién se le ocurre, una guarra tenía que ser, traerse a su criatura desde Huelva solo pa que se la follen", pero en el caso de que hubiese dejado a su niño en casa con alguien para ver a ese gachó (que también hay que tener huevos para acercarse a según qué gente, porque el bicho tiene toda la cara de ser lo que es; ya hablaremos otro día sobre la tendencia, no sé si solo femenina o humana en general, de hacer lo que a uno le apetece frente a lo que le conviene -y afinando más aún, sobre la tendencia de emparejarse con gente que le hace daño y, cuando por fin encuentra a quien le trata como es debido, parece que "le quiere menos"-), en ese caso el Sr. Alcalde, sin duda hubiese querido decir "y deja a su criatura en Huelva ¡con 16 meses! solo pa que se la follen".
Bueno, que le doy muchas vueltas a las palabras pa ná, solo para no llamarle hijo de puta, porque eso es otro de los retorcimientos del lenguaje que hace que señalemos a alguien como algo que de por sí no es malo, con una etiqueta que, no siendo mala, queda mal que te lo llamen.... Que, vamos, que el tío es un cerdo con pintas, un mierda, un cobarde y un idiota, pero el Alcalde que le "justifica" poniendo parte de la responsabilidad de lo sucedido en otra parte que no sea el energúmeno ese, merece ser pelado en el puto balcón de su pueblo delante de todo el mundo solo para dar ejemplo de lo que no se debe hacer.

jueves, 6 de diciembre de 2012

De fiesta en fiesta...

... menos la de tos sus muertos.

Casualmente la última vez que "escribí" fue el día de la estatua en la columna, el 12 de octubre, día de la Hispanidad. Nota: la próxima fiesta nacional se celebrará también en octubre pero, debido al traspaso de soberanía, será una fiesta itinerante (cuando debería ser incinerante, pero esa es otra película) y se celebrará bajo el nombre de Oktoberfest.

Bien, hoy es fiesta. Pero, ¿por qué? ¿Qué coño se celebra? ¿Cómo se lo explico a mis hijos? Mi amigo y compañero David Arcavin acaba de obtener la nacionalidad española en un trámite conistente en jurar la defensa de la Constitución (del 78, supongo; sería un punto que no lo especificasen y pudieses jurar por la legítima...), la lealtad al Borbón (en eztaz fechaz tan zeñaladaz, me llena de odgullo y zatizfacción) y el respeto a las leyes que son dictadas al Parlamento y que se cagan en la primera (defecación constitucional) y tratan de legitimar al segundo (el heredero de Frankenstein) a través de las terceras (ordenamiento jurídico vigente).

Pues no entiendo nada. Y confío en que tú tampoco estarás entendiendo un carajo debido a mis cosas mentales.

La cuestión es que hoy se celebra (¿con una sesión de puertas abiertas como era costumbre? ¡no! no vaya a ser que algún perroflauta sea noticia a nuestra costa) el 34º aniversario de aquel paripé (me acuerdo porque yo nací un mes antes, no porque tenga especial interés en conmemorar una mierda) que nos dice que todos los españoles somos iguales ante la ley, que tenemos derecho a un trabajo, a una vivienda digna, a la libertad de expresión, a los convenios colectivos, a expresarnos en nuestra lengua materna y, entre otras muchas cosas, a una sanidad, una educación y una defensa jurídica gratuitas. Pues me cago en cuantos muertos tengan todos los hijos de perra que día tras día se ciscan en los derechos que nos reconoce (los derechos no se regalan; se consiguen) la Carta Magna para regalarle todo lo que tenemos en común al gran capital y lo que tenemos individualmente, a los cerdos de nuestros empresarios patrios. Me cago en sus muertos y en la mitad de sus vivo, a quienes bien haríamos en ayudar a unirse a quienes, de los suyos, se encuentran en la primera categoría.

Si admiro dos cosas de las que nos han dado los franceses (bueno, tres, si añadimos el mazazo , éstas son Zidane y la guillotina.

Salud y un poquito de dignidad, aprovechemos el día y, mientras paseamos, caguémonos en los muertos de cualquiera de los bastardos que nos joden la vida cuando pasemos junto a sus edificios oficiales, sus lujosas casas o sus impresionantes coches. Y en dios, que eso no falte un solo día de nuestras vidas; la blasfemia sí que dignifica, no la mierda de trabajo que nos dan para que tengamos la sensación de que pintamos algo y que tenemos algún tipo de poder (adquisitivo, lo llaman). Sus muertos el que no.

viernes, 12 de octubre de 2012

Cojontizar.

Ya has leído suficiente.
Oh, sí, amigos. Mientras el Ministro Wert se empeña en españolizar a los niños catalanes (aquí una nota; ayer en La Ventana de la Cadena SER, leyeron un Tweet que decía algo así "como Wert se entere de que en Andalucía le llamamos El Güé, nos españoliza también"), a mí, que me limpiaría el culo con cualquier bandera, incluso con la que, de volver, me enorgullecería en tanto que sería "republicana"... pues lo que me preocupa no es la falta de españolía sino la falta de cojones.
Lo de los cojones no es un tema nada de machotes ya que tengo amigas (Carmen es un claro ejemplo) cuyos cojones no están en bolsa escrotal alguna sino que se muestran en cada paso que dan en este mundo; mi Elenita es otro claro ejemplo. La falta de cojones es un tema muy lejos de esa tontería llamada hombría. Es algo que está en cada detalle de nuestra vida; está en nosotros cuando miramos para otro lado ante cualquier injustica; está en nuestro pueblo cuando no sacamos a los corruptos a hostias de nuestro Ayuntamiento; está en nuestra Comunidad cuando hemos permitido que La Rancia se vaya por voluntad propia (de Rajoy) en lugar de por la cantidad de patadas en el coño que sin duda merece; está en un país de mamarrachos televisivos admirados, de Chonis orgullosas de dar "ajco", de mediums que hablan con tos tus muertos, de gente que te critica por intentar que una Huelga General tenga efectos en contra de quienes causan las razones de las que tan cargados estamos al hacerla... Los huevos, en fin, como dice Juan Carlos Aragón Becerra, no es que los tengamos gordos, sino que carecemos de ellos.
Todos. Yo el primero, claro.
¿Cuantos de vosotros estáis dispuestos a todo lo necesario para cambiar las cosas? Yo digo que sí, pero no soy lo suficientemente valiente como para rechazar ciertas comodidades, aún siendo consciente de que tal vez sea la única forma de conseguir que la generación de mis hijos no sea la primera en la historia de la humanidad que ha tenido peor futuro que la precedente.
Me cago en dios y en la Iglesia, pero más vale que colabores con Cáritas para dar de comer al hambriento (cada vez más, mires para donde mires; real y figuradamente) que dediques tu tiempo en votar a los perros que nos están llevando a un mundo sin esperanza (a unos y a otros, tal vez no por igual, pero sí totalmente; infinito e infinito al cuadrado, me la suda a cual de los dos partidos que componen el PP$O€) o en apoyarles públicamente, antes incluso que a los de tu clase. Por cierto, idiota, perteneces a la clase obrera; ni clase media, ni hostias; eso no existe, te engañaron como cuando te hicieron comer una galleta presuntamente rellena de dios a cambio de un Amstrand o de una bici con amortiguador; dios sigue sin existir y ahora las bicis del Decathlon llevan muelles y los ordenadores son mejores (hasta se pueden ver muchachas y fútbol, lo más importante del mundo, por lo visto).
Bueno, que escribo pocas veces (que no poco) y encima insulto a los lectores (estos, sí pocos; no voy a usar la falsa modestia; si tienes un blog es porque entiendes que tienes algo digno de ser leído... o estás solo en el mundo y tienes miedo de solo hablar solo -¿porqué ese "solo" no lleva tilde?-; ¿hay alguien?). Si has llegado hasta aquí, o estás de acuerdo en eso de que a casi todos NOS faltan huevos, o eres un masoca que es capaz de aguantar que te pongan a caldo solo por encontrar fallos en mi discurso (aquí te remito a la primera línea, gilipollas), cosa absurda por obvios todos.
Salud, República y más escuelas.... cojonizadoras.

viernes, 5 de octubre de 2012

Salarios diferidos.


* Texto escrito por el menda para "El Palé", Boletín Mensual de la Sección Sindical de CCOO en LIDL-Madrid.

Los medios de desinformación hacen mucho hincapié en esa idea que siempre tienen en la boca (no es casualidad eso de manosear un concepto hasta convertirlo en verdad absoluta en la mente de la mayoría) de que los sindicatos no deben meterse en política.
Llevamos muchos años de movilización de la clase obrera, tanto individualmente como representada por sindicatos y nunca se ha intentado separar la idea de política y economía, de política y sanidad, de política y educación, de política y trabajo. Parece ser un ejercicio de desgaste hacia la imagen del político vocacional, del mismo modo que se disfraza a todo sindicalista de aprovechado, por el mero hecho de que hay aprovechados en los sindicatos ¡mira tú! Como si no hubiese gente de todas clases en todos los sitios.
Llevamos demasiado tiempo en esto como para no entender que es una estrategia orquestada para llevar a la práctica aquello que decía Franco “que los españoles hagan como yo, que no se metan en política”.
Pues no. Política es todo. Política es fomentar el gasto en quienes más lo necesitan... o en los amigotes grandes empresarios. Política es meter más niños en las aulas, quitar las becas o reducir el número de profesores. Política es retrasar la edad de jubilación, recortar las pensiones y bajar los sueldos. Política es permitir que las aerolíneas pongan en peligro las vidas de los ciudadanos en aras de un mayor beneficio. Política es, en definitiva, lo que mejora o empeora la vida de las personas día a día.
El artículo 7 de la Constitución Española de 1978 consagra a los sindicatos como organizaciones básicas para la defensa y la promoción de los intereses económicos y sociales de cuantos vivimos en este país. Por lo tanto, los sindicatos somos unas entidades sociopolíticas que contamos entre nuestras funciones con la de controlar e influir en toda ley que limite o amplíe nuestros derechos laborales, sociales o económicos. Por lo tanto, hablar de salarios es cosa de sindicatos, sí, pero no solo del salario directo que es aquel que cobramos cada mes quienes tenemos la “suerte” de estar a sueldo de algún empresario “modélico” de los muchos que andan por aquí, sino también el salario diferido, que es aquel que no recibimos directamente, pero que se destina (a través de nuestras cotizaciones, las cotizaciones empresariales y los impuestos) al bienestar común e individual de cada uno de nosotros. Como ejemplo, en las nóminas nos descuentan una parte de nuestro salario que, sumado a lo que cotiza por nosotros nuestra empresa, va destinado a tener una Sanidad que, remitiéndonos otra vez a la Carta Magna, es universal y gratuita.
Pues, bien, viendo esto ¿acaso no entra dentro de nuestros derechos como sindicato y de nuestras obligaciones como representantes de todos los trabajadores -afiliados o no a CCOO- vigilar que no se pierda poder adquisitivo o no se dejen de percibir partes vitales de esos salarios diferidos? Porque, que nos expliquen por qué cobramos menos de lo que debemos si encima tenemos que pagar por la educación, sanidad o seguridad de nuestros hijos, mientras ellos (empresarios, gobernantes y diputados), lejos de apretarse el cinturón, se suben los sueldos, aumentan los cargos de confianza y las comilonas a nuestra cuenta, mientras la clase obrera está cada vez más cerca de lo que muchos desean: que los hijos de los trabajadores vayan a la fábrica en alpargatas, en lugar de a la Universidad con zapatos.

martes, 10 de julio de 2012

Caracoles.

Caracoles. Menuda mierda de expresión.
Cagonlaputa, hostias, ahí va, y otras cuantas más son más ilustrativas.

Caracoles hay en los jardines y en los bares. Estos últimos me gustan, que conste.

Prefiero los cerdos. Ibéricos a ser posible.

lunes, 2 de julio de 2012

No, gracias.

Cientos de miles de personas en las calles de España celebrando algo que no debería celebrarse. Eso piensa Juan al menos.
Juan no es un mal tipo pero, incomprendido él, siente con rabia que los demás no se entusiasmen con sus aportaciones o con su mera presencia.
Si a esa sensación le sumamos que Julia, su querida Julia, parece tan manipuladora que, hasta en los peores momentos de su chico, es capaz de hacerle sentir peor... Uf.

López, que así era conocido por su pescadería, nunca se planteó realmente eso tan rimbombante de quitarse la vida, entre otras cosas porque la estaba perdiendo sin necesidad de mostrar tanta cobardía. O, al menos, de mostrar tanta cobardía junta.
Nunca se planteó eso pero acabó actuando como si no fuera él, como si no fuese una persona reflexiva, como si los demás no le importasen, como si fuese egoista hasta el extremo.

Y entonces, por fin recibió la atención que merecía.

Y entonces, al final era tarde.

sábado, 23 de junio de 2012

La Serenissima.

Soy pesado y apasionado cuando tengo algo tan claro, máxime si está relacionado con la música y los sentimientos más profundos, valga la redundancia. Ayer estuve en la Sala Penélope (20 leuros la entrada, 5 la caña en vaso de plástico, 9 el mini de cerveza; cabrones) viendo a la Comparsa La Serenissima, de Juan Carlos Aragón Becerra con Elena y con mi hermana Coral.
Fue algo espectacular. Yo diría que superó mis espectativas, ya altísimas de por sí.
Impresionante la orquesta con un Suso cada día más hecho y dos enormes acompañantes. Tras ellos, probablemente la mejor percusión del Carnaval.
Para muestra de esto último, un botón, un bastinazo.
Seguiré hablando de esto casi seguro porque aún estoy húmedo y estos calentones no se pasan tan rápido.

miércoles, 23 de mayo de 2012

A ver si así os entra el miedo...

- ¿Te has enterado de que te pueden poner una multa de 300.000€ por ir con capucha en una manifestación que se ponga fea gracias a la intervención de unos exaltados con cascos y porras?
- No, hombre, yo he escuchado que son 30.000 na más.
- Ah, bueno en ese caso (ironic mode-on).
- Es para que a algunos les entre el miedo y no se pongan agresivos.
- Igual, en lugar de engordar las multas y adelgazar la educación, la sanidad y todo lo que está para fomentar la igualdad de oportunidades entre los que son de distinta clase, habría que conseguir que por una vez, se tendiese hacia un mundo/país más justo y así evitar que nadie tenga que liarse a pedrás para defender sus derechos.
- Bueno, pero la culpa no es de los guardias.
- Eso, para otra discusión, que no es de lo que estamos hablando.

Esta conversación existió. Y me parece gravísimo ya que no era entre la hija de Florentino Pérez (coño, se ha muerto su mujer, Pitina; me caía bien. Al menos, mejor que el cabrón del marido) y el menda, sino entre dos obreras hijas de obrero y una servidora.

Al final, ni son culpables de la violencia en las calles los que van voluntarios a esa parte de la Policía Nacional en la que dar palos es gratis y, además, forma parte del modus operandi habitual; ni son culpables de las desigualdades los que recortan en educación, sanidad y pensiones mientras mantienen o engordan los beneficios de la Iglesia, las grandes fortunas y los políticos corruptos; ni es una provocación que Esperanza Aguirre haga su numerito por unos silbidos, mientras desoye el clamor de los docentes, los alumnos y los padres de ambos.

Hace un par de entradas dije que, una vez que han convertido en atentado animar a la violencia desde intennnés, sentarte y no levantarte cuando te lo diga un madero y, ahora, ir con capucha a cagarte en sus muertos..... me están dando ganas de atentar. Y cada vez más.

lunes, 7 de mayo de 2012

España es de izquierdas.

Francia ha echado a ese cabrón.
Grecia se ha abstenido y, quienes han votado, lo han hecho por opciones diferentes al bipartidismo oficial. Incluyendo a un partido neonazi colocado exactamente por los medios equidistantes en el extremo opuesto de cualquier izquierda que no sea la que recorta, reforma y atropella los derechos de los trabajadores.

Bueno, pues si tomamos como que Andalucía es de izquierdas porque la derecha no ha tenido mayoría absoluta, deberemos convenir que las medidas neoliberales, la presión extrema, el pisoteo de los mercados al pueblo heleno, han hecho que éste se convierta democráticamente al terrorismo antisistema.

Eso sí, aquello de decir que España es de izquierdas es como decir que Sálvame es información, que la Iglesia es la institución que defiende a los pobres y a los niños, o que para aumentar el consumo hay que bajar los sueldos de la mayoría. Una MENTIRA.

jueves, 19 de abril de 2012

No tengo vergüenza...

... pero como sí tengo dignidad, escribiré.
Aunque os joda.

Llevo mucho tiempo sin pasar por aquí, casi ni a contestar a vuestros inmerecidos comentarios.

Lo cierto es que no tengo muchas ganas de escribir. Está todo echándose a perder y no creo que esta situación requiera a estas alturas que un mascachapas como yo se ponga en plan filósofo.

Hace unas semanas, en mi última entrada, traje unas reflexiones que copié del muro del facebook del compañero Donato Expósito muy celebradas a cascoporro por la gente comprometida pero que, visto lo visto, "intelectualmente" no es suficiente para decir que se está comprometido, pues habrá que pasar a ser mártir de las nuevas leyes de Mariano.

Convoco, casi invoco, a la clase trabajadora a decir basta a tanto atropello.
Uno puede aguantar que se zumben a su parienta, puede aguantar que se sepa y puede aguantar que la peña haga bromas. Lo que no debe hacer gracia es que las bromas las haga tu compañera en El Club de la Comedia.
Y no es ningún rollo posesivo machito apocao. No. Es que en algún sitio tendrá que poner uno la raya y ahí, supongo, estaría la mía.

Bueno, que no quiero desviarme lo suficiente como para que algún delegado de UGT (véase "imbécil" en el DRAE) interprete que el anterior ejemplo, unido al siguiente párrafo, como una oda a la violencia machista o algo así.

Decía que hago un llamamiento a la rebelión, aunque sea pacífica, contra el poder establecido. Establecido por otros, ni siquiera con la pantomima de las Elecciones Generales, que ahí, por lo visto, no se elije el Gobierno, sino al delegado de clase. Una rebelión, violenta si es necesaria porque en cualquier caso no sería más que una respuesta atenuada a la violencia a la que nos vemos sometidos como clase, como sociedad, como individuos y como colectivo.

Una violencia de la que una vez tras otra solo sale agredida una parte, un bando, el reconocible, la gente. Gente, por otro lado, tan acostumbrada a recibir hostias sin rechistar, como a elegir a quienes les agreden.

La gente. Ahí radica el problema, no tanto en la gente que nos maneja, sino en quienes se lo consienten con la cabeza gacha y una resignación (puta educación cristófaga) digna de cualquier mártir de cualquier religión.

Bueno, que divago (probablemente en la tercera acepción, más que en la segunda); me piro. O dejo

Un rato.

lunes, 26 de marzo de 2012

Derecho a trabajar.... (del Facebook de Donato Expósito).

Hay que recordar que aunque esté convocada una huelga general en todo el estado español para defender los intereses de la clase trabajadora, existe el derecho a seguir siendo explotado,… perdón, el derecho a trabajar

Si eres de los que quieres ejercer el derecho a trabajar, no olvides que también existen otro tipo de derechos que nadie debe arrebatarte:

• Derecho a que te alarguen la edad de jubilación hasta los 67 años o incluso a los 70, aunque estés para el arrastre. Fundamental.

• Derecho a que te suban los años de cotización para que puedas cobrar menos jubilación. Que no te quiten este derecho.

• Derecho a que te bajen el sueldo. Defiéndelo.

• También tienes derecho a que te despidan si tu jefe ha previsto pérdidas para el año que viene. Esto es importante.

• No olvides el derecho a que tu jefe se pueda saltar el convenio y ofrecerte unas condiciones de trabajo individuales por debajo de los mínimos estipulados en convenio.

• Defiende el derecho a que te puedan despedir en cuatro días, a pesar de que hayas decidido trabajar en un día de huelga.

• Te corresponde el derecho a que te despidan por menos de la mitad de dinero, o incluso nada.

• Derecho a pensar que no vamos a conseguir nada con la huelga. Es mejor quedarse quietos y no hacer nada. Aguantaremos con la crisis y ya está. Estas cosas son por nuestro bien.

• Que nadie te quite la ilusión de heredar la empresa. Estaría bueno.

• Tienes derecho a “pasar” de los sindicatos, porque son todos iguales. Lo único que quieren es ganar dinero sin trabajar. Van a lo suyo y son todos unos chupópteros ¡todos! Incluso la CNT, un sindicato de trabajadores que no tienen liberados, que se gestionan con la cuota de sus afiliados y rechazan las ayudas del estado. A ti no te la dan.

• Tienes derecho a ponerte en lugar del empresario. Ellos si que tienen problemas, no como tú, egoísta.

• No renuncies al derecho de entregar tu dinero (dinero público) a los bancos, para que se puedan hacer recortes en gastos sociales e infraestructuras. ¿Para qué queremos tantos hospitales o escuelas? Lo primero es la banca, que está sufriendo mucho.

• Pero sobre todo, que nadie te quite el derecho a dejar un mundo peor para tus hijos, dilapidando los pocos derechos que nos quedan y que nuestros antepasados conquistaron con sangre, sudor y lágrimas. Que les den por saco, di que sí.

jueves, 22 de marzo de 2012

Pues ¿qué quieres que te diga?

Primera falta, tarjeta a un medio centro que hace una falta al ir a dar al balón por venir un contrario al que no ve.
Benzema remata de cabeza un córner en el segundo palo y el balón es sacado sobre la línea de gol posiblemente con la mano por un defensa. Ni una sola repetición. Ni una todavía.
Arbeloa comete un penalty (uno de tantos en cada córner, pero penalty al fin y al cabo). El árbitro no lo pita.
Tras hacer ese medio centro una falta (esta vez sí, por la reiteración susceptible de haber recibido por ella la primera amarilla del partido), le cambia por un extremo.
No muchos minutos después de este cambio, lesionan al sustituto con una falta que si no es roja, es naranja. El árbitro, a cuatro metros, no considera que sea falta.
Pepe recibe un golpe voluntario en la boca (la cual le rompen) y una tarjeta amarilla. Según el acta, por simular la agresión de un rival.
Los jugadores del Madrid sufren repetidas faltas después de desbordar e ir hacia el área que en ningún caso (excepto en la cuarta o quinta, al lateral derecho) son castigadas con amarilla.

Descanso.

Mourinho mete a un turco.
El árbitro expulsa a un ayudante de Mourinho por aplaudir irónicamente una decisión suya (por el mismo motivo expulsa después a Ozïl).
El árbitro saca tarjeta a Ramos por una de sus primeras faltas, según el acta, por reiteración.
El árbitro, otro partido más, señala una falta al borde del área que no era (lo había hecho anteriormente en dos ocasiones).
Cantada de Casillas. Gol de Senna.
El árbitro saca la segunda amarilla a Ramos por lo que parece fallar al balón y darle al contrario (como la amarilla a Lass), aunque en el acta pone que es por apartar a un rival con la mano.
Aquí es cuando expulsa a Ozil. Y a Mourinho por discutir una decisión suya, según el acta.
Hay unas 15 tarjetas, cuatro expulsados, 6 cambios, dos goles, varios jugadores perdiendo tiempo. El árbitro indica que va a añadir 4 minutos. No lo hace.

Pues ¿qué quieres que te diga? España perdió en Japón y Corea contra Corea del Sur por no ser capaz de marcar un gol a una selección claramente inferior. Entonces se podía hablar del árbitro en esas circunstancias.
Hoy, por lo visto, no.

Da igual que el Madrid tuviese un 70% de la posesión. Da igual que, cuando juega el Barça, aunque su juego sea malo en un partido, eso significa que es extraordinario. Da igual que cuando el Madrid no domina el balón contra el Betis es que juega mal y merece, cuando menos empatar, aunque cuando pase eso en partidos del Barça sea un canto al buen fútbol, al de verdad. Da igual todo.
La cuestión es que, cuando pierde o empata el Madrid, hay que callarse y buscar culpables en el equipo blanco. La cuestión es que, para muchos, el Madrid no merecerá nunca estar por delante del Barça aunque haya jugado mejor que él durante toda la temporada excepto el último mes.

Eso sí, espero que todos los que están indignados con los árbitros, también lo estén con los gobiernos y con los patrones y el 29M vayan a la huelga general.

Si no es así, no entendería nada. Nada.

martes, 20 de marzo de 2012

Correo del compañero Asmodeo con una lista de quienes no irán a la huelga el 29M.

Tomás García Montes ex director general de la CAI se lleva 4,2 millones de euros.
Manuel Escribano ex director general de Caja Segovia. Se lleva 6 millones de euros.
José Luis Méndez ex director general de Caixa Galicia. Se lleva entre 15 y 20 millones de euros.
Lucas Hernández ex director de Caja Duero. Se lleva 1,3 millones de euros.
Francisco Fernández ex vicepresidente de Caja España se lleva 500.000 euros.
Roberto López Abad ex director de Caja Ahorros del Mediterraneo (CAM) y cuatro como él se llevan 12,8 millones de euros en total.
Josep Maria loza ex director de Caja España-Duero se lleva 10 millones de euros.
María Dolores Amorós ex directora general de la CAM se lleva 370.000 euros anuales de pensión vitalicia.
Ricard Pages ex presidente de Caixa Penedes se lleva 11 millones de euros.
Domingo Parra ex director de Banco de Valencia se lleva 7,5 millones de euros
José Luis Pego ex director de NovaCaixaGalicia se lleva 10,8 millones
Juan Salido ex director de Cajasol (Banca Cívica) se lleva 950.000 euros.
Manuel Troyano ex director de Caixa Penedés y tres más se llevan 20 millones en total.

117 millones 350 mil euros entre 20 personas. Además de unas entidades semipúblicas, que no tienen accionistas. Estos se han marchado pero los que firmaron o consintieron semejante desfalco siguen en sus puestos, dirigiendo esas entidades. Y esto no es más que un ejemplo de como se las llevan. Y al resto nos bajan los sueldos, las pensiones, las indemnizaciones por despido, se les condena al paro, a la precaridad...

Hay miedo. Miedo a ser despedido. Miedo a que no te contraten.

Hay que poner el miedo en su sitio, racionalizarlo, darle su justo tamaño.

Pero sobre todo hay que pensar en las 20 personas de arriba y toda esa minoria que nos lleva a la ruina.

miércoles, 22 de febrero de 2012

Hace diez años...

Hace diez años, a principios de siglo (que queda muy intelestuá), estaba germinando eso que siempre ha estado plantado en el ADN de todo español de bien: "los estranjeros" así, con ese "vienen a quitarnos el trabajo", con la variante "vienen a quitarme el pan de mis hijos" que viene a ser lo mismo, pero queda más dramático.

Entonces, algunos pensábamos (todavía lo hacemos) que aquello fue el efecto colateral, no deseado, pero desde luego que feliz en tanto que aprovechable, de una estrategia de los de siempre para controlar el dinero (negro oscuro, a ser posible) y de paso controlar a todo currito que quisiese entrar en el círculo vicioso de "si te quieres comprar una casa, zarrapatroso, tendrás que ganar más pasta de la que ganas; tendrás que currar para mí en la construcción, que es donde está el dinero; tendrás que comprar esta casa que yo te vendo; tendrás que hacerlo con una hipoteca, no te preocupes que ya la tienes negociá con güenas condiciones". Pero, en definitiva, aquello acabó siendo una guerra entre españoles y extranjeros, cuando debería haberse entendido en todo caso como mano de obra barata, frente a mano de obra muy barata; en los dos casos, salvo honrosas excepciones, era absurdo hablar de altas o bajas cualificaciones ya que eso no importaba, y si lo hacía, era para mal, para pagarte menos por no estar cualificado ya que en ningún caso valía una alta cualificación para cobrar más....

En estas que la gente empezó a creer que vivía bien trabajando 11 horas de lunes a sábado por cuatro duros (que multiplicados por 11 y por 6, acabó no siendo tan poco) y pagando unas casas y unos coches que nos vendieron como los que merecíamos y los que necesitábamos. En estas que se fue todo a la mierda y comenzamos a cobrar menos y a prestar más atención a los dispendios que hacían con nuestro dinero y (supongo que será la falta de costumbre) a quejarnos, no de que nuestros impuestos se gasten mal, sino de que éstos son demasiado altos... y más si se los siguen llevando los que le quitan el pan a mis hijos.

Ahora que ya no hay quien compre una casa o una barra de pan (cuando les de vergüenza decir que el salario mínimo interprofesional es de seiscientos y pico euros, podrían decir que es de 1000 barras de pan, que parece más), ahora que nos preocupa más que al Barça se le acabe la racha que lo corrupto que es nuestro alcalde, presidente o ministro... ahora, nos meten un estacazo que nos joden (sabiendo como saben que nadie va a mover un huevo por los derechos de los demás, ya que nos hemos tirado 15 años sin movernos ni siquiera por los derechos propios) y van a convertir la lucha españoles vs. extranjeros en una lucha trabajadores en activo vs. parados.

Al tiempo.

Bueno, hay un poco probable escenario que tal vez revertiría el tema. Si nuestros poderosos, nuestros gobiernos, los de arriba, nos tratan como lo hacen los niños con los padres, midiéndonos a ver hasta dónde nos pueden apretar y nosotros les dejamos hacer solo por no llevarnos un berrinche (quien tenga niños se dará cuenta de que este ejemplo es más válido de lo que pueda parecer; el que piense que tiene la posición dominante con sus hijos es que no pasa con ellos más de una hora al día, y digo con ellos, no en el mismo sitio) y nosotros acabamos, por fin, hasta los cojones y diciendo "hasta aquí hemos llegao", tal vez, solo tal vez, consigamos algo. Aunque solo sea poner el culo dignamente.

Desde luego, con el mío, que no cuenten.

martes, 14 de febrero de 2012

Me están tocando las pelotas.

Oh, sí.

Estoy bastante harto de ver a los trabajadores a los pies de sus asesinos mientras éstos solo paran de relamerse para reírse de ellos.

Ahora resulta que CCOO y UGT están más preocupados por el seguimiento de una más que necesaria HUELGA GENERAL que el propio Gobierno.

Después de mucho defraudar (como nosotros), después de mucho mirar para otro lado (como nosotros), después de mucho tragar (¡como nosotros!), el pueblo griego, ahora que le han desposeído de casi todo, muestran lo poco que les han dejado: la dignidad.

Estoy ya acostumbrado a estar rodeado de imbéciles que creen saber sobre lo que opinan, aunque se sepan incapaces de defender lo que dicen; harto de ver como, a pesar de ser cada vez más quienes odian a la institución SICAR, acuden sin falta a su misa dominical porqueesquehijamíasinoseenfadalacatequista; hasta el mismo ciruelo de escuchar a quienes están a mi alrededor cosas como que Melendi es un gran artista; pero lo que no puedo aguantar, ante lo que me rebelo y me rebelaré mientras me quede aunque solo sea un pedazo de mi conciencia de clase, es a la falta de dignidad que supone no levantar la voz, aunque solo sea un poquito, ante un abuso. 

La injusticia, a fuerza de repetición tras repetición, se convierte en el pan nuestro de cada día, pero eso de asumir como bueno lo que solo es normal (algo normal no es algo bueno o correcto, del mismo modo que algo radical, no es algo alocado o fuera de sí, sino algo que procede de la raíz misma de la cosa que se trata).

Pues eso, me parece vergonzoso agachar las orejas en una reunión con la ministra del paro y la destrucción de lo poco digno que quedaba en nuestros trabajos (los que, cada vez menos, aún tenemos la ¿suerte? de poder tener un empleo) y acudir, al día siguiente, ante tus afiliados, ante tus delegados, ante los que te han puesto donde te encuentras, a decirles lo que les dice Rajoy: hay que hacer sacrificios. 

Vale, prefiero sacrificar mi salario de un día, de una semana, de un mes a cambio de reclamar que no me jodan, que no jodan a mis compañeros, que no jodan el país que tanto dicen amar los de las banderitas, que ser un indigno, un insolidario y un vendido al capital.

Me cago en todo y en todos.

Artículo en el que Juan Torres López y Alberto Garzón hablan sobre las repercusiones de la contrareforma laboral del Gobierno.

Reforma laboral del PP
La voladura controlada del derecho protector del trabajo

Altereconomía

El pasado viernes el gobierno del PP anunció una nueva reforma laboral que se tramitará como proyecto de ley en las próximas semanas.

Como en ocasiones anteriores, el gobierno la presenta como el camino imprescindible y seguro para solucionar el problema del paro que es el que más preocupa desde hace años a los españoles. Ahora se dice textualmente en el texto con el que ha sido presentada en sociedadque gracias a ella habrá más empleo, más empleo estable, más flexibilidad interna en la empresa, más eficacia del mercado de trabajo, más control y lucha contra el fraude…

Muy buenas palabras para que la opinión pública sienta confianza y acepte sin rechistar la nueva reforma.

¿Quién podría negarse a apoyar unas medidas que pretenden estos objetivos tan deseables?

El problema radica en que, aunque se oculte, ya disponemos de suficiente experiencia sobre lo que de verdad se consigue con el tipo de medidas flexibilizadoras, de recorte de derechos laborales y de abaratamiento del trabajo que de nuevo se vuelven a imponer.

En esta primera valoración de urgencia de la reforma no podemos hacer una análisis exhaustivo de todas ellas así que nos vamos a limitar a poner de manifiesto que, a nuestro juicio, la estrategia general que persigue y las medidas concretas más relevantes que contiene no han permitido nunca alcanzar los objetivos que dice el gobierno que van a conseguir ahora (más empleo, más empleo de calidad y mejores condiciones de la economía en general). Y que, por tanto, no hay razones para esperar que ahora puedan lograrlo.

La estrategia de la reforma


Las diferentes medidas que contiene la reforma no comportan una a una grandes novedades (salvo las referidas a la negociación colectiva que comentamos más abajo) y podrían incluirse fácilmente en las grandes líneas estratégicas de las reformas laborales que se vienen llevando a cabo desde los años ochenta:

- Abaratar el despido:


La nueva reforma reduce la indemnización de 45 días por año con un limite de 42 mensualidades en el despido improcedente y a 33 días con un limite de 24 mensualidades en todos los contratos indefinidos; modifica las causas de despido para evitar el control judicial; elimina la autorización administrativa en los despidos colectivos; y facilita el despido por absentismo y el debido a enfermedad.

- Flexibilizar el marco general de las relaciones laborales:


La nueva reforma amplía las posibilidades de movilidad geográfica; facilita al empresario la posibilidad de modificar las condiciones de trabajo; y permite suspender o reducir temporalmente la jornada de trabajo, sin autorización administrativa.

- Promover la negociación individual de las condiciones de trabajo acabando con la colectiva:


La nueva reforma permite la inaplicación de los convenios mediante el arbitraje obligatorio; acaba con la prórroga automática de los convenios colectivos a los dos años de la terminación de su vigencia inicial; y da preferencia siempre al convenio de empresa respecto al sectorial.

- Abaratar el empleo (especialmente de los jóvenes) permitiendo la existencia de auténticos contratos basura y la intensificación del trabajo femenino:


La nueva reforma crea un nuevo tipo de contrato indefinido que podrán utilizar el 95% de las empresas españolas y que podrá extinguirse durante su primer año sin indemnización alguna por la simple voluntad del empresario; también otro contrato para la formación y el aprendizaje que se desvincula de la formación del trabajador; modifica el contrato a tiempo parcial para permitir la realización de horas extraordinarias y se fomenta este último tipo de contratación, como dice textualmente la propia nota informativa, para compatibilizar el empleo con la vida familiar y personal, lo que, en ausencia de políticas de corresponsabilidad, especializará a las mujeres en este tipo de empleos.

Además de todo ello conlleva otras medidas como las de bonificaciones y subvenciones, cambios institucionales significativos (como acabar con el monopolio de la formación de patronales y sindicatos lo que aún es pronto para saber el efecto práctico que pueda tener), la posibilidad de que los organismos públicos lleven a cabo expedientes de regulación de empleo, más privilegios a las grandes empresas de trabajo temporaly,como corolario de todo lo anterior, facilitar la reducción de los costes laborales y la moderación salarial.

Aparentemente, a grandes rasgos, la reforma podría simplemente considerarse como realmente limitada y una más en la línea de las anteriores y tendría la misma utilidad que han tenido y que ya hemos denunciado en otros textos (¿Qué se pretende con la reforma laboral?). Pero creemos que sería un gran error no descubrir la auténtica carga de profundidad que llevan consigo estas nuevas medidas laborales.

A nuestro juicio, la reforma del Partido Popular comporta una gran novedad y es que prácticamente renuncia a llevar a cabo modificaciones profundas en las condiciones relativas al entorno general en el que se mueven las relaciones entre empresarios y trabajadores (en la flexibilidad del mercado) para centrarse en la protección de los intereses del empresario, aumentando la flexibilidad interna de la empresa por la vía de darle a un poder de decisión frente a los trabajadores mucho mayor que el que hasta ahora tenían.

Lo que esta reforma busca no es, como en otras ocasiones, que el mercado de trabajo español responda en mayor medida a los principios que vienen sosteniendo los economistas neoliberales, que todo él sea más flexible para facilitar un mejor ajuste entre oferta y demanda de trabajo. No. Lo que creemos que el gobierno ha buscado ahora es limitarse a proteger y ampliar el poder de decisión de las empresas españolas a costa de los derechos de los trabajadores, posiblemente en la previsión de que no va a ser capaz de mejorar las condiciones del entorno económico a corto y medio plazo y que lo que se avecina es, por tanto, muchos más y peores nubarrones en el panorama económico.

Por eso la reforma va a ser mejor recibida por la patronal que por los analistas económicos neoliberales que, en realidad, han visto frustradas sus propuestas de los últimos años (sobre todo, la del contrato único) orientadas a desregular la totalidad del mercado y no solo la actividad en el interior de la empresa (aunque valoren positivamente lo que la reforma propone en este campo).

La reforma es efectivamente tímida desde el punto de vista neoliberal en lo que se refiere a la macroregulación del mercado laboral pero posiblemente sea la reforma más profunda y radical de los últimos treinta años desde el punto de vista de la distribución de los poderes de decisión y por tanto de apropiación entre propietarios del capital y los trabajadores. Y esto es lo que no debe pasar desapercibido.Es una reforma decisiva no por lo que va a conseguir a corto plazo sino por las condiciones que establece para el futuro de la economía española que, con el nuevo diseño del marco laboral que se le impone, no podrá especializarse sino en el suministro de servicios de baja calidad y valor añadido para ponerse a la altura, en todo caso, de las economías más empobrecidas de nuestro entorno.

El gobierno no ha planteado una reforma para crear empleo, ni para crearlo de calidad, ni para disminuir la temporalidad, ni la dualidad, ni mejorar la formación sino para proteger a los empresarios cuando sabe que la economía no se va a recuperar y que, como consecuencia de las políticas de austeridad que aplica y de las concesiones que hace a la banca, sus negocios tendrán menos demanda y menos actividad productiva y, por tanto, menos necesidad de empleo.

Las medidas verdaderamente relevantes de la reforma son las encaminadas a dar prioridad a los convenios de empresa, a permitir que los empresarios puedan modificar unilateralmente las condiciones individuales de los trabajadores (con control judicial ex post) y las condiciones laborales y salariales de los convenios colectivos, especialmente las relativas a jornada, y å eliminar la prórroga automática indefinida de los convenios (la ultraactividad).

Así, el artículo 12 del proyecto modifica el Estatuto de los Trabajadores estableciendo quea partir de ahora “la dirección de la empresa podrá acordar modificaciones sustanciales de las condiciones de trabajo cuando existan probadas razones económicas, técnicas, organizativas o de producción. Se consideraran tales las que estén relacionadas con la competitividad, productividad u organización técnica o del trabajo en la empresa”. Y esas modificaciones se considerarán sustanciales cuando afecten a materias como jornada de trabajo,
horario y distribución del tiempo de trabajo,
régimen de trabajo a turnos, sistema de remuneración y cuantía salarial, sistema de trabajo y rendimiento
y, en algunos casos, funciones. Es decir, a la práctica totalidad de las que tienen que ver con las condiciones de trabajo.

Este es el cambio radical que comporta la reforma. Radical pues lo que hace en la práctica es una auténtica voladura controlada de los derechos laborales y de los principios que dieron lugar al Derecho del Trabajo. En lugar de que el legislador admita que en la relación laboral hay una asimetría profunda porque empresario y trabajador parte de situaciones diferentes y disponen de un poder de negociación muy desigual, y que, por tanto, el segundo necesita normas que lo protejan, se concede ahora todo el poder de decisión a quien lo tiene de partida por ser el propietario del capital frente a quien solo dispone de su fuerza de trabajo.

A nuestro juicio, la nueva reforma laboral se basa en el principio más reaccionario e injusto que puede tener una norma: tratar igual a los desiguales. Poniendo al empresario frente al trabajador individual, sin que a éste le pueda apoyar un convenio que es el resultado del poder colectivo mucho mayor que el suyo propio, la consecuencia inevitable no va a ser otra que la degradación de las condiciones laborales.

Y lo cínicamente paradójico es que el gobierno y los economistas neoliberales llamen a eso “modernización de la negociación colectiva” cuando lo que hace la reforma en realidad es retroceder a la forma en que se contrataba a los trabajadores en el sigo XIX.

Todo lo demás de esta reforma es accesorio y en el debilitamiento del poder negociados de los trabajadores en donde se encuentra su núcleo duro de la reforma.

A medio y largo plazo, como queda dicho, no va a traer otra consecuencia que el deterioro del mercado laboral y la degeneración de las condiciones de trabajo y, con ello, el de toda la economía. Y está por determinar cuál va a ser su efecto definitivo a corto plazo teniendo en cuenta que el gobierno ha puesto al alcance de los empresarios dos vías de respuesta ante la mala coyuntura en la que estamos que provocarán efectos diferentes según se use preferentemente una u otra: el despido más barato para aliviar plantillas y el reajuste interno, ahora más cómodo, para evitarlo.

¿Qué podemos esperar de la reforma?


¿Llevarán razón los neoliberales y el gobierno y será verdad que con el despido más barato las empresas contratarán a partir de ahora más empleo indefinido que temporal?

¿Optarán mejor la mayoría de las empresas por aprovecharse en los próximos meses del despido más barato para desembarazarse de contratos indefinidos y sustituirlos por temporales o por los más precarios que crea la reforma?

¿O aprovecharán las empresas las facilidades que le concede la reforma para llevar ajustes internos sin recurrir a despidos, consolidando entonces plantillas más precarias, versátiles y baratas?

¿Es cierto, como creen los dirigentes empresariales, que lo que se necesita para salvar a las empresas españolas en esta coyuntura crítica es darle más poder a los empresarios y reducir los derechos laborales y el coste del trabajo? ¿Será suficiente con eso para evitar que sigan cerrando miles de empresas y perdiéndose cientos de miles de empleo?

Naturalmente, no tenemos la intención de jugar a ser adivinos ni tampoco queremos ser agoreros. Pero resulta, como decíamos al principio, que hoy día sabemos lo que ha ocurrido en España y en otros países cuando se han tomado este tipo de medidas y que, en consecuencia, se puede aventurar lo que va a volver a suceder con las que se van a aprobar ahora.

La evidencia empírica nos dice con bastante claridad lo que suele suceder cuando se reduce el coste del despido,que es lo que viene haciéndose desde los años ochenta y en España en mayor medida que en ningún otro país de la OCDE. A saber:

- No se crea empleo neto porque facilita mucho su destrucción en etapas de recesión como la actual.

- No disminuye el nivel de desempleo porque también se ha demostrado hace tiempo que las decisiones sobre contratación de los empresarios dependen de otros factores distintos a los costes del despido.

- No reduce la temporalidad ni se produce un incremento sustantivo de la contratación indefinida.

Por tanto, ahora, en una coyuntura recesiva como la actual,lo que con toda probabilidad cabe esperar de la medida que ha tomado el gobierno es que produzca lo mismo que se consiguió con las sucesivas reducciones del coste del despido: que aumenten los despidos.

Por otro lado, la evidencia empírica también demuestra justamente lo contrario de lo que afirman quienes defienden este tipo de reformas. La mayor flexibilidad interna en las empresas puede ser generadora de empleo en algunas. En realidad, casi exclusivamente en las que no resulten muy afectadas por la caída en la demanda que inevitablemente lleva consigo la reducción de los ingresos que produce la mayor precarización del empleo cuando se recortan los derechos y el poder de negociación de los trabajadores.

Y es fácil constatar que ha sido precisamente la progresiva flexibilización de las relaciones laborales que se viene produciendo en los últimos treinta años la que ha traído consigo el empleo de baja calidad, los salarios más bajos y el fenómeno de la “dualidad” en el mercado de trabajo, esto es, la existencia, por un lado, de trabajadores con contratos indefinidos, alto grado de seguridad y aceptables condiciones de trabajo y, por otro, de otros con empleo temporal, inseguro y mal pagado. Y, como resultado de todo ello, una menor demanda y ritmos más bajos de crecimiento de la actividad económica y en la creación de empleo.

Es por eso que se pueda aventurar que si las empresas españolas optan por el reajuste interno haciendo uso de la mayor flexibilidad interna que ofrece la nueva reforma, quizá podría mantenerse el empleo pero esto siempreque existiese suficiente demanda efectiva. Pero incluso en ese caso, lo que ocurriría seríaque empeoraría la situaciónde los trabajadores con mejores empleos sin mejorar a los precarios de contratos temporales. Una vía retrógrada de “luchar” contra la dualidad.

Pero sin mejorar las condiciones de entorno del mercado de trabajo, manteniendo las políticas de restricción del gasto y de moderación salarial, lo que inevitablemente va a ocurrir es que habrá menos demanda y que la inmensa mayoría de las empresas (las que no disponen de gran poder de mercado o de yacimientos de actividad en el mercado global) no van a poder sobrevivir ni mantener el empleo actual por mucho poder de decisión que acumulen los empresarios. Imponiendo salarios cada vez más bajos y reduciendo el gasto en la economía, ese poder no les va a servir de mucho. Nadie puede salir de un hoyo tirándose de los pelos que es lo que en realidad le ofrece el gobierno a los empresarios con este nuevo marco de legislación laboral tan favorable para ellos.

En definitiva, esta nueva reforma sigue dejando sobre el cuello de las empresas y los trabajadores españoles la misma espada de Damocles que se obstinan en no tener en cuenta ni la patronal ni los economistas neoliberales: la falta de actividad y las malas condiciones macroeconómicas. Un gran número de análisis empíricos han mostrado que, incluso si se pudiera aceptar que actuar sobre algunas de las variables institucionales que las tesis ortodoxas consideran como causa del desempleotuviera un efecto significativo sobre el nivel de empleo o sobre su calidad cuando se analizan aisladamente, lo que generalizadamente ocurre cuando se toman en consideración otras variables es que o no lo tienen o es mucho menos determinante que otros factores relativos a las condiciones macroeconómicas en que se desenvuelve el mercado de trabajo (Ver V. Navarro, J. Torres y A. Garzón, “Hay alternativas. propuestas para crear empleo y bienestar social en España”, Sequitur, pp. 83 y siguientes).

Dicho de otra forma: incluso si ocurriera que las empresas españolas vayan a optar en esta situación recesiva que va a ir a peor por reajustar internamente sus plantillas y no por despedir con menos coste a sus trabajadores, los fundamental está sin resolver: en la economía española no hay demanda suficiente ni la financiación necesaria para que las empresas pueden crear o incluso mantener el empleo por muy protectoras del empresariado que sean las nuevas normas laborales.

En lugar de abordar este asunto, que es el prioritario y del que realmente depende que se mejore el mercado laboral y se salven miles de empresas y millones de empleos, el gobierno del Partido Popular ha preferido ir por la vía más fácil de concederle más poder a los empresarios ya de por sí más poderosos y de quitarle derechos y capacidad de decisión a los trabajadores. Pero ni siquiera a la inmensa mayoría de los empresarios les va a compensar disponer de estos privilegios decimonónicos porque empobrecer a los trabajadores es empobrecer a la sociedad y, a la larga, a los propios empresarios que realmente se dedican a crear riqueza y empleo.

¿Quién se puede creer que de verdad se puede progresar en el siglo XXI tomando como referencia los principios de actuación y las normas del XIX?

Fuente: http://altereconomia.org/sec/?p=30

viernes, 10 de febrero de 2012

Estaréis contentos.


Facilitar a los empresarios los despidos objetivos por causas económicas. Clarificar lo llaman. Cuando de los resultados económicos de hecho o previstos sean negativos, no necesariamente pérdidas Sino disminución de ingresos. Durante tres trimestres.
Bajar la indemnización por despido improcedente de 45 a 33 días. Y limitación de 24 mensualidades de esa indemnización. 
Felicidades, inmensa mayoría de éste país que tanto defendéis cuando se meten con Nadal.
Luego OS quejáis de que blasfemo.

miércoles, 8 de febrero de 2012

FW:

Hola, sí soy el de antes.....
Olvidé poner la fecha ;)
Es el próximo viernes 17 de febrero en el Teatro Francisco Rabal de Pinto....
De verdad, con la guitarra no soy tan torpe, jajajaja

Antonio Santiago Díaz.
http://www.soyelantonito.blogspot.com



From: elantoniosd@hotmail.com
Subject:
Date: Wed, 8 Feb 2012 10:50:31 +0100

Hola ¿qué tal?

Te escribo para anunciarte que toco con mi grupo "Casapuerta" en Pinto y no te lo puedes perder.

Pasarás dos horas increíbles con lo mejor de la música gaditana, con el mejor Carnaval de Cádiz. Dos horas en las que te divertirás mucho más de lo que puedes imaginar y en las que además, no faltarán los momentos para la emoción.

Y como teloneros, tendremos a la mejor Comparsa de Madrid, la Comparsa "Músico de Caracola" en la que también participo. 

Si estás interesad@ en asistir, además de por Internet (https://seguro.cam.es/teleentrada/ServicamServlet), también se pueden adquirir entradas por teléfono, llamando al número 902 44 43 00 y en la taquilla del teatro con el siguiente horario: Jueves de 18:00 a 21:00 horas, y 90 minutos antes del comienzo de cada función.

Espero que nos podamos ver y que puedas decirme lo bien que te lo has pasado con nosotros.

Un beso,
Hola ¿qué tal?

Te escribo para anunciarte que toco con mi grupo "Casapuerta" en Pinto y no te lo puedes perder.

Pasarás dos horas increíbles con lo mejor de la música gaditana, con el mejor Carnaval de Cádiz. Dos horas en las que te divertirás mucho más de lo que puedes imaginar y en las que además, no faltarán los momentos para la emoción.

Y como teloneros, tendremos a la mejor Comparsa de Madrid, la Comparsa "Músico de Caracola" en la que también participo. 

Si estás interesad@ en asistir, además de por Internet (https://seguro.cam.es/teleentrada/ServicamServlet), también se pueden adquirir entradas por teléfono, llamando al número 902 44 43 00 y en la taquilla del teatro con el siguiente horario: Jueves de 18:00 a 21:00 horas, y 90 minutos antes del comienzo de cada función.

Espero que nos podamos ver y que puedas decirme lo bien que te lo has pasado con nosotros.

Un beso,

jueves, 2 de febrero de 2012

La Serenissima.

Siempre controvertida, la comparsa de Juan Carlos Aragón Becerra es, como él, una provocación en sí misma.

Continuamente escuchas a entendidos que se enfrentan a otros entendidos por cosas como esta. En realidad, no es más que otro de los ejemplos (fútbol, política, vinos, mujeres, hombres...) que hacen de nuestra especie otra cosa: unos estúpidos que nos creemos dioses.

Harto estoy de asumir como válidas y respetables críticas que se hacen desde las tripas y no desde la razón. Me da igual sobre qué hablemos. 
A mí me gusta más la forma de jugar del Madrid (cuando lo hace bien, ¿eh? no cuando da patadas o se raja) que el marear la pelota del Barça; creo que fue Pellegrini el que dijo que si el Madrid jugase como el Barça, con 0-0 en el descanso el Bernabeu sería una orquesta de viento.
A mí me gusta más la forma de hacer las cosas de IU (cuando lo hace bien, ¿eh? no cuando da patadas o se raja) que la del PSOE o la del PP.
A mí me gusta más un Somontano de 4€ (cuando no está comprado en el Carrefour o en el DIA, que ahí siempre están picados) que un Rioja o un Ribera del mismo precio.
A mí me gusta más Charlize Theron (sobre todo cuando lo hace bien; especialmente cuando da patadas, como en AEON FLUX, ay) que Shakira (a no ser que dé patadas a su novio; ahí me replantearía varias de las cosas anteriores).
A mí me gusta más un hombre como Anthony Hopkins o como Sean Connery (me daría igual si diesen patadas) que otro como Esperanza Aguirre (¿qué? ¿que estamos hablando de hombres? Sin duda, me acostaría antes con cualquiera de esos dos señores que con esa).

En definitiva, opinemos sobre música, sobre letras, sobre conjunción y dirección de los grupos, sobre grupos consagrados vs. cantera, sobre ortodoxos vs. heterodoxos. Sí, cualquier debate es bueno. Bueno, bueno, no, al menos no cualquiera... Nunca uno en el que se enfrenten prejuicios contra hechos.

Un prejuicio es que un libro es malo si no sé leer, que un libro es malo cuando yo no lo entiendo, que un autor es malo cuando no me gusta, o (y esto, que es de lo que hablo, es el remate final) que una obra es mala, incluso antes de haberla visto, porque me cae mal su autor, simplemente, porque no le entiendo.

Fíjate, me valdría como argumento un "no me gusta Juan Carlos Aragón, del mismo modo que no me gusta Antonio Martín, porque sus comparsa gritan". Me valdría. Por supuesto, no me valdría "me gusta la de Martín; la de Juan Carlos, no, porque gritan". Eso es como decir que no te gusta Charlize Theron porque está gorda, cuando la que te gusta es Monserrat Caballé.

En definitiva, estoy dispuesto a aceptar que el concepto de La Serenissima es muy arriesgado, incluso que mi opinión está basada en un prejuicio, pero solo si se acepta que, al escuchar con atención, sabiendo que me va a gustar, soy capaz de disfrutar con detalles que son imperceptibles o molestos para quienes tienen la visión contraria, la que está basada en un prejuicio negativo.
Por supuesto que sí, por supuesto que estaba deseando escuchar la comparsa de Juan Carlos, más que ninguna otra, más incluso que la de los Carapapas. Pero es que ha colmado mis espectativas.

Musicalmente, es genial, muy metida en el tipo. Y la letra..... ¡Ay, la letra! Dice tanto como siempre dicen las comparsas de Juan Carlos. 
Aquí, me podrán decir que no se entiende, y puedo estar de acuerdo. Del mismo modo que puedo estar de acuerdo cuando alguien que no ha escuchado nunca carnaval me dice que no se entiende al Selu o al Love. Vale, tal vez no se les entienda perfectamente, pero si escuchas con la suficiente actitud (de aptitud hablo luego) se te puede escapar algún detalle, pero lo gordo, lo escuchas.
Hablo de escuchar, no de entender. Aquí hablo de aptitud. Amoavé, ¿cómo coño puede entender algo que está escrito en "italiano" alguien que no entiende lo que está escrito en español? Y no hablo de traducir como el Google Translate... no. Hablo de recibir las palabras Y DE ENTENDERLAS, de procesarlas y comprender el significado último que le ha querido dar el autor a su obra. De comprender que Matrix no es (o al menos "no solo es") una película de acción, que Origen no es solo una película con muchos efectos especiales, o que Los Parias no son unos vagabundos.

Vamos, que ya lo dice La Serenissima en su primer cuplé.

Aquí os la dejo; espero que la disfrutéis tanto como yo.

martes, 24 de enero de 2012

24 de enero - 24 de Enero.

Un 24 de enero, en 1977, unos pistoleros entraron en un piso del 55 de la Calle Atocha de Madrid, en el que trabajaban varios abogados militantes del Partido Comunista y de la Comisiones Obreras. Esos pistoleros, esos fachas, esos fascistas mataron a cinco jóvenes e hirieron a otros cuatro. Fueron objetivo de ese atentado porque eran unos obreros que trabajaban por el bien de los de su clase.

Otro 24 de enero, éste en 2008, el IBEX35 consigue la mayor subida de su historia.

Y el 24 de Enero, también nació mi hermana Coral.
Felicidades.

martes, 17 de enero de 2012

Fraga.

Pues sí, Vodafone me ha jodido. Y tengo una teoría.... Y una recomendación para todos aquellos que seguís mis palabras como si de La Biblia se tratase: Tú. Sí tú. Eres gilipollas.
Hay que ser gilipollas para seguir una palabra mía, más aún para tratarla como si estuviese escrito en un libro sagrado y el remate gilipollil para creer que una palabra es sagrada por estar en un libro escrito hace 2000 años.
Mi consejo es que, cuando estés contento con un proveedor de servicios.... NO CAMBIES. Siempre la alternativa será peor porque tienes la suerte de que no te estén jodiendo con el servicio, con el dinero o con lo que sea. Bueno o que estés contento con una compañía que te engaña con el precio o con el servicio, que sería una muestra más de tontuna severa.
En verano me cambié de SIMYO a Vodafone por cuatro duros y un terminal. Craso error. Al final, los duros no eran ni cuatro y el terminal le pagaré sobradamente en los 18 meses de permanencia. Ellos, los de Vodafone, mu cucos me ofrecieron cambiar también desde mi proveedor de ADSL+fijo (ONO, guay; buen servicio, aunque caro) porque pagaría 34€ para siempre mientras mantenga los móviles. También 18 meses de permanencia. Que dices tú, "pues si voy a tragar con la permanencia de los móviles, voy a aguantarme de todas formas un año y medio en esa compañía, pues me aprovecho de esos 20€ menos mensuales"- 
Y, joder, que son 20€.

Accedo, doy la orden para la portabilidad y ONO me llama diciendo que la anule y me dan tal y cual. Yo, convencido de que he hecho el primo cambiándome, necesitaba una excusa para quedarme en ONO y tan tranquilo. A todo esto, tengo el kit autoinstalable de ADSL de Vodafone en casa porque no han querido quedárselo en la tienda en la que lo pillé porque me iban a mandar un mensajero de la compañía. Llamo a Vodafone y me dicen que es así, que no me preocupe.

Contento con Vodafone en los móviles y contento con ONO en casa.

En año nuevo se me acaba la promoción 50 Mb+llamadas 40€ y pasaba a 50 Mb+llamadas por 63€.
Su puta madre.

Nada, que confiaba en que me hiciesen una oferta al acabar la promoción, pero no ha sido así (bueno, me regalan llamadas a móviles los fines de semana). Así que de nuevo, atomarporculomecambioaVodafone.

El dos de enero llamo, les digo que quiero irme con ellos, me dicen que guay, que me mandan el equipo en una semana y que listo. Les aviso de que no hace falta que me manden el equipo porque tengo uno en casa. Ellos dicen que descuide, que me mandan otro y que así tengo dos.

El 12/1/12 me cargan 220€ en el banco.

Llamo y durante casi tres horas mantuve el tipo de agente sin ni puta idea a agente sin ni puta idea. Se corta dos veces, tras una hora cada vez.

Vuelvo a llamar:
-Dime tu documento.
Sinceramente, es la primera vez en la que, en vez de molestarme que me hablen de usted, me repatea las pelotas que me tuteen sin permiso.
-Cincotres, cutaro......
-¿Tu nombre?
-Mire señorita, le voy a hablar durante dos minutos y al terminar, me dice si puede ayudarme, si me va a pasar con otro departamento o si se me va a cortar. Mi nombre es Antonio Santiago Díaz, con deenei tal. Vivo en la Calle patatín número patatán. En agosto.......
Y le cuento la historia completa con pelos y señales. Sobre todo con pelos, porque esto es todo un chocho de movida.
Y termino:
-Y resulta que me han cobrado por error la penalización de permanencia de una línea 673 noséqué nosecuántos que no me pertenece, según su compañera anterior que, antes de pasarme con quien me lo iba a solucionar me ha dicho que se ha debido a un error nosepreocupestéqueyaestásolucionado. Así que, si puede ayudarme usted, dígamelo; pero si me va a dar largas como han hecho todos sus compañeros, hágalo ahora mismo, páseme con quien sea directamente porque llevo desde las 10 de la mañana hablando con ustedes y me están causando un problema económico y me lo van a provocar también laboral. Y, por supuesto, una vez que sé que no se debe a que yo tenga un router que no han querido que devuelva en la tienda y que no han querido mandar a un mensajero a recoger, no me digan que vuelva a ir a la tienda, que haga una fotocopia de mi deeneí, que haga un escrito, y que les mande todo eso a un número de fax que me va a dar usted, porque no estoy dispuesto a que me hagan perder más tiempo por un error de su compañía.
-Sí, te lo voy a solucionar. Un momento por favor.............. Sí, D. Santiago, lo mejor es que vaya usted a la tienda donde le dieron el router, que lo devuelva, que le den un recibo de la devolución, que haga una fotocopia de su deeneí y que haga un escrito en el que explique todo esto que me ha dicho A MÍ Y A TODOS LOS COMPAÑEROS CON LOS QUE DICES QUE HAS HABLADO Y PIDES EN ESE ESCRITO QUE, POR FAVOR, RECALCULEN TU FACTURA PARA QUE ESTUDIEN SI HAY QUE HACER ALGÚN DESCUENTO EN FACTURAS POSTERIORES.

Pues ¿qué quieres que te diga? Hice algo que no debía, algo por lo que me arrepiento cada vez que lo pienso, pero me puse a gritar, a insultar y a cagarme en su puta madre (porque pensé que me había colgado al sonar unos pitidos en el móvil mientras gritaba; era una compañera que me llamaba para una cosa del curro) y a decirle que no me salía de la polla ir a ningún sitio, que iba devolver la factura ahora mismo y que si querían el router, que fuesen a por el si tenían cojones, que si querían cobrar una factura mía en Vodafone, que la pasasen bien y que me pidiesen disculpas por lo hijoputas que son. Eso sí, cuando terminé de gritar, cuando se me pasaron las ganas de llorar, cuando dejé de querer matar a alguien, pedí disculpas a la chica con la que lo había pagado sin culpa alguna (o con muy poca, pero ese es otro debate). Lo peor es que decía algo así como que es lo que hay, entra dentro de mi sueldo, no se preocupe que no es el primero. Y mira que me jode.

Y ahora, la teoría. Como esto le ha pasado a alguien alrededor de cada uno de los cinco primeros a quienes he preguntado y como veo que "mi amigo nosequé, que trabaja en Movistar, o Vodafone, o Orange.... me ha sacado este Iphone gratis", es una frase bastante repetida.... creo que algún empleado de Vodafone (o de algún punto de venta autorizado) se ha sacado un Iphone a mi costa, que en la compañía cuentan con esas mermas y que, entre que reclamo y no sé qué, algún cabrón se está riendo de lo barato que le ha salido el móvil mientras a mí me están jodiendo.

Por cierto, ya contaré las consecuencias de mis actos.

miércoles, 11 de enero de 2012

Puesta de largo de la comparsa.

El pasado domingo 9 de enero, la comparsa "Músico de Caracola" escrita y dirigida por Antonio Torres realizó lo que en Cádiz sería un Ensayo General y aquí es un marrón de envergadura.

Los tiempos en el Carnaval de Madrid y el de Cádiz son distintos, como distintas son las ciudades. Que quede claro, estoy hablando del Carnaval que todos conocemos, no de EL CARNAVAL.

Nos llegan coplas cantadas en el Falla durante el Concurso Oficial de Agrupaciones Carnavalescas (el impronunciable COAC -"er coa"-), bien a través de Cadizbook, bien a través de las radios que (como hacen con El Rocío, la Feria de Sevilla, o la Semana santa) nos inundan de tópicos y músicas que vienen bien cuando no se conoce o no se sabe qué decir....

Explico lo de hace dos párrafos antes de que se me vaya el vivo al bollo... Los tiempos son distintos porque también la mentalidad lo es. No nos cabe en la cabeza aquí en Madrid eso de ensayar de lunes a sábado de diez a doce de la noche. De hecho, ensayando dos o tres días por semana nunca hemos estado todos. Por faltar, hasta ha faltado uno a la presentación de la comparsa en el Teatro García Lorca de Getafe....

Otra cosa que nos diferencia de las agrupaciones de Cádiz en cuanto a tiempos es que al ensayo general se llega allí en plena forma y aquí por los pelos.

Así que habría que decidir qué es lo que falla:
  1. El tópico de que los gaditanos son unos vagos es falso.
  2. No nos gusta tanto el Carnaval como decimos.
  3. Lo que pasa es que aquí tenemos menos tiempo.
  4. Es que allí tienen más calidad y, claro, eso da moral.
Pos no:
  1. No sé si será falso o verdadero, pero nos dan sopas con honda en cuanto al esfuerzo por mejorar.
  2. Será al que está leyendo esto, porque si viene alguien y me dice que le gusta más que a mí, le espero fuera.
  3. Los días en Cádiz, aunque más bonitos, duran lo mismo.
  4. Ni todos los de allí son El Salvi, ni todos los de aquí son unos patanes. Hay agrupaciones que saben que lo más probable es que no pasen de preliminares y aún así, se gastan un dineral en el tipo, en las maquilladoras, se llevan cinco meses ensayando dos horas diarias, seis días a la semana y no lo hacen porque piensen que van a ganar.
También es verdad que, como el nivel es tan bajo por aquí, tendemos a vernos como si fuésemos La Niña de Mis Ojos, cuando deberíamos vernos más como una agrupación callejera. Ésto último, con el mayor de los respetos para ellos y para nosotros, pero es lo que hay, nuestro nivel artístico y nuestro grado de compromiso es el que es.

Dicho todo esto, mi comparsa, mis compañeros y nuestro autor y director, dimos una muestra de cojones como camiones. 

Síseñorquetelodigoyoqueestaba.