martes, 25 de octubre de 2011

Falacias.

Se tiende (todos tendemos en mayor o menor medida) a dar por bueno, como planeó Goebbels, lo que se nos dice muchas veces, aún sabiendo que no es del todo (o del nada) cierto.
Podemos escuchar un millón de veces las bondades de nuestro sistema de salud que, a la mínima crisis, nos dejamos engatusar por los eslóganes publicitarios del tipo "se derrocha en sanidad", "las salas de urgencias están llenas de inmigrantes", "la sanidad privada es mejor", "no solo hay que gastar menos, sino que han de ser manos expertas y profesionales de la gestión las que decidan qué conviene y qué no", "qué mejor que un empresario para gestionar lo público", "la sanidad es un pozo sin fondo", "las becas van para los inmigrantes", "la gestión sanitaria es más efectiva y barata en países como EEUU", "la prueba de que la gestión concertada es mejor la tienes en los colegios y las clínicas: menos inmigrantes, menos lista de espera, mejores resultados".
Bien amigos, todo eso es mentira. Todo.
Si conoces a alguien que haya pasado por un hospital privado (para dar a luz, alguna cirugía ambulatoria, incluso), pregúntale sobre el aviso de que, en caso de complicación, puede acabar ¡ay, dios suyo! en un hospital público.
Lo del derroche.... este es mi tema favorito. Está tan metido dentro de nuestras cabezas que, a pesar de contar con datos irrefutables incluso del Banco Mundial, que en España se dedica DEMASIADO dinero a la educación y a la sanidad, cuando, a pesar de ser un desastre en todos los sentidos (una sanidad para muy-muy pobres, casi un servicio de caridad; y una educación destinada solo a pandilleros y analfabetos muy-muy pobres, one more time), en EEUU se invierte mucho más (en cantidad neta y en cuanto a porcentaje del PIB) que en España. Aquí, como apunte a vuela pluma, se pude comprobar la evolución de los países de nuestro entrono en los que se han cambiado en los últimos años gobiernos "socialistas" por "populares". Una vergüenza.
En este estudio de la Fundación La Caixa, se puede comprobar que, a pesar de ser de alrededor del 10% la población inmigrante (y de ser, por lo general, de lo que se suele llamar un estrato social más bajo; que son más pobres, vaya), los porcentajes de intervenciones de los servicios sociales rondan el 6% y en cuanto a asistencia a la Seguridad Social, también son números más bajos (el 6% menos que los españoles en primaria y el 16% menos en especialidades). Vamos, que van menos que "nosotros" al médico. Estadísticamente demostrado. Menos que "nosotros" y menos de lo que les corresponde por ser más "necesitados". Que, en definitiva, es MENTIRA eso de que todas las ayudas para ellos, que nos quitan las ayudas y tal.
Según este estudio, también se demuestra que en torno al 30% del crecimiento del PIB de 1990 hacia acá, es debido al asentamiento de inmigrantes. El gasto sanitario (6%) y en educación (5%) es netamente inferior al porcentaje de población total: si en el 10% se gasta el 5%, en el resto, en los españoles-pañoles decentes, limpios y poco aprovechados, se gasta el un 5% más que en "esos eStranjeros que vienen a quitarnos y tal".
Más cosas. La media de gasto en Sanidad en los países miembros de la OCDE es de el 8.8% del PIB. En España, el 8.4% (como nos indica aquí el ABC, España está a la cola en inversión en la UE a 15)  y en EEUU 15.3%. ¿De verdad estamos seguros que ese es el camino a seguir? Sí, claro, si queremos desvirtuar toda inversión pública en estos campos que son vistos por los ricos (y por los Tontos De Los Cojones) como algo superfluo e innecesario en tiempos de crisis. Consiguiendo que se quiten ahora estas coberturas (como también los derechos laborales), a ver quién tiene huevos a ponerlas en funcionamiento de nuevo "con el dinero que CUESTAN". ¿Queréis saber realmente lo que cuesta al ciudadano de a pié (esa es otra táctica cojonuda, decir que no se hablen de cifras macroeconómicas, sino de aplicación real) la sanidad en EEUU? Alrededor de 72 millones de estadounidenses han contraído deudas para pagar sus facturas sanitarias (preguntad a cualquiera -si tenéis la inmensa suerte de no tener ningún préstamo, cabrones- por las dificultades que conlleva pagar en una situación como la actual alguna letra). Lo curioso es que 61 millones de esos 72 de endeudados TENÍAN SEGURO MÉDICO.

Y, bueno, para terminar, quiero cagarme en todos los que piensen que lo mejor para gestionar lo público, es hacerlo desde un punto de vista empresarial, esto es, buscando el beneficio económico (aunque sea para las arcas del Estado).
La Sanidad y la Educación son, para mí, el fin mismo de la existencia del Estado. Si tolero la existencia de un ente ambiguo e indefinido que decide por mí (sin consultarme), que me recorta derechos adquiridos y consolidados, que tiene la desfachated de limitarme los movimientos o de considerarme sospechoso por pensar de una determinada manera.... si no me echo al monte, para resumir, es porque el sistema garantiza la cobertura sanitaria y la educación a mis hijos, ya que no puedo ni quiero pagar Sanitas para cinco y colegios privados para tres con 900 y pico euros de mierda que me paga mi empresa (a pesar de las numerosas deducciones que les REGALAN nuestros gobernantes).

Para finalizar, que ya me vale, una advertencia que se pudo ver en algunas de las manis del 15-O:
Que no nos toquen los huevos, que sabemos quienes son y dónde viven.
Coño ya.

1 comentario:

Patricia dijo...

El problema viene siendo que por muy obvio que sea algo, cuando todo el poder de comunicación lo tienen los mismos, estamos jodidos.
La ciencia, la economía, la literatura y la sociedad... todos son productos humanos. Y como tales, serán vistos desde la óptica que predomine.
La ciencia justificaba la inferioridad femenina o negra, la economía justifica matar de hambre a muchos para sobrealimentar a unos pocos y la sociedad aplaudirá incapaz de desviarse de los valores dominantes.
Así fuimos, así somos y así seremos.