viernes, 29 de abril de 2011

Madrid-Barça Ida de la semifinal de la Champions Leage 2011.

No me gustó el planteamiento inicial de Mourinho. A los jugadores tampoco. El plan para los últimos minutos me parece acertado (una vez señalando como malo el de la primera hora).
La expulsión de Pepe me parece injusta. El teatro de los barcelonistas, indigno. 
La eliminatoria no está, ni mucho menos acabada.

Bien, todo esto va de antemano, para que nadie prejuzgue lo que escribiré a partir de ahora, que no es si no mi crónica y mis análisis (ora de orina, ora de heces).
El partido empezó como una mezcla del de liga y el de copa. El Madrid salió a esperar muy atrás; el Barça salió a no perderla muy atrás. Pienso que se equivocaron los dos; el Madrid demostró en la primera parte de la final de copa (y en la prórroga del mismo partido), así como en el partido de liga a partir de la justa expulsión de Albiol, que puede jugarle al Barça a una especie de falso contragolpe (luego lo explico); los culés se equivocaron al jugar a lo mismo que en los anteriores partidos, a no cagarla, a que la caguen ellos. Eso sí, el equipo de Guardiola tenía dos ventajas respecto del anterior partido: un 0-0 era un excelente resultado y por "suerte" pudo poner a Keita en lugar de al lesionado (tampoco creo que mucho; se verá en liga) Iniesta, probablemente el mejor jugador del mundo junto a Xavi (sí, qué pasa, me parece más importante cualquiera de estos dos que Messi, para el Barça y para la selección, los dos mejores equipos del mundo hoy por hoy).
Al igual que el de copa, el partido comenzó, siguió y terminó entre protestas y fingimientos culés, y protestas y demasiadas revoluciones madridistas. En un primer momento, cualquiera podría pensar que eso beneficiaba a "la central lechera", pero se está viendo que no. El Barça, además de excelentísimos jugadores, cuenta con un grupo de pillos. Es lo que tiene cultivar ese tipo de juego, que se pueden contar con pillos y jugones alamismavé (que diría Lopera).
Mou salió con el siguiente planteamiento: un empate (si es sin goles, mejor) no es un mal resultado en la ida, así que voy a salir a que no marquen, a que tengan una falsa sensación de dominio y a, de vez en cuando, darles un susto que, si no es gol, les hará no irse tan alegremente al ataque. Además, para el segundo tiempo quito a Ozïl (con lo que enseño la patita de que renuncio al control) y para última media hora, saco a Kaka (con Cristiano, Di María y Manolito en el campo y Xabi+Marcelo para lanzar a to el mundo como locos) para transformar el aburrido 0-0 en quién sabe qué.
El árbitro, figura señalada por Guardiola (lo veo bien, igual que cuando lo hace Mou; la UEFA les obliga a dar una rueda de prensa y los técnicos la utilizan para empezar a preparar el partido, no para dar información), al estar señalado por los focos tenía el handicap (o como sea) de que cualquier decisión controvertida que tomase supondría un informe detallado de sus filias (barcelonistas) y fobias (madridistas). Y así fue. El árbitro se equivocó ¿en la expulsión de Pepe? Si, en eso también, pero no solo en eso. Midió mal el partido desde el principio. Expulsó a un suplente del Barça por una pelea que inició un titular (Keita, la pieza que decantó la balanza -vale, ya sé lo de Messi; luego hablo sobre él- en la eliminatoria), no midió con la misma rigurosidad a los dos equipos y utilizó la calculadora para quedar bien. Y un juez no puede hacer nada peor que ser injusto a sabiendas. Lo de Pepe..... el árbitro pitó falta de Alves (me parece que no lo fue) porque vio cuento en el brasileño (me parece que si lo fue), pero el linier vió en directo lo que vi yo: Pepe dejó la pierna innecesariamente y le pegó un patadón a Alves (sí, dejó la pierna, pero no le tocó y no fue tan violento como pareció desde a tomar por culo, desde donde estaba el linier del campo contrario y antoñio, por la tele y de lejos). Corrigió su decisión y se equivocó, decantando el partido (y probablemente la eliminatoria) al no ser consciente de lo que significa una expulsión, un penalty o un fuera de juego cuando se pita sin estar convencido. El reglamento dice que no hay que sancionar si no se está totalmente convencido, que mejor dejar jugar y, aunque no sé si se puede llamar jugar a lo que estaba haciendo el Madrid, con esa expulsión ha dejado prácticamente si opciones de competir esta eliminatoria al equipo de "la central lechera". Si le sumamos que Alves (como Marcelo en el penalty de la liga) lo celebró mientras se "dolía".... Menudo grito pegó el hijoputa; parecía que le habían matado.
Bueno, a partir de aquí, el Barça empezó a tocar con prepotencia (que no es lo mismo que con suficiencia, que hubiese sido lo suyo) y se encontró con un resbalón de Marcelo, unos centrales-estatuas y con dos goles de Messi, el segundo de ellos un golazo (propiciado porque Albiol calculó que si le hacía falta, se perdía la vuelta; craso error).
Ahora bien, si hay un equipo que pueda sacar un 0-3 del Nou Camp es el Real Madrid. Cualquier Real Madrid, pero en especial este. Pero para ello serán necesarias unas cuantas cosas a las que probablemente el ego de Mourinho (a no ser que ya lo tuviese pensado y el victimismo de la rueda de prensa post partido -que fue lo primero que pensé, por cierto, aunque ya no esté tan seguro de ello- formase parte de esta estrategia): hacer un planteamiento que desmienta eso de que "esta es la única manera de jugar al Barça", poniendo una defensa de Arbeloa - Carvalho - Albiol, un medio campo Marcelo -  Xabi - Lass/Granero/Kaka/Ozïl - Di María y una delantera formada por Cristiano - Benzema/Higuaín/Manolito - Kaka/Ozïl.
Eso y que juegen al fútbol libremente. Difícil, pero posible.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Te ha faltado alguna mención al pisotón de Marcelo sobre Pedro y el derechazo de Adebayor sobre Busquets así como la doble tarjeta de Sergio Ramos. Si los culés fingían (que puede que sí) los mourinhizados daban hostias por un tubo. Sin mencionar a Arbeloa y Lass (¡ahí queda eso!).
Por cierto, ¿va a subir o no el Cádiz y la Balona?. Es lo que más me "preocupa".

josemiguel dijo...

Me ha resultado mucho más enriquecedora tu crónica que las de los diarios deportivos, tanto los de la central lechera como los "independientes culés". Enhorabuena por un análisis tan pausado y acertado. Te lo dice otro madridista que en el primer momento despotricó contra el árbitro y según pasaba el tiempo se avergonzaba del planteamiento de su entrenador, creo que podemos esperar más de nuestro equipo. Por cierto, también tengo esperanzas en la remontada, es que me enganché al fútbol con las remontadas de los ochenta. Un saludo de otro sáquida.

antoñito dijo...

Anónimamente te digo que no he olvidado ninguna doble tarjeta de Sergio Ramos, del mismo modo que no he olvidado las no tarjetas a Alves; no he olvidado el pisotón de Marcelo porque lo considero fortuito; el derechazo sobre Busquets fue un manotacito sancionado justamente con amarilla; los morunhizados daban las mismas hostias (hostia más, hostia menos) que cualquiera (incluído el Barça) en partidos de este tipo.
Y el Cádiz, no sé; la Balona, lo desconozco. Pero que suban, si te mola.
Salud.

antoñito dijo...

Gracias, josemiguel.
Salud, Salud y República. También más escuelas (aunque no necesariamente menos fútbol).
Nos vemos en ca'Saco.