miércoles, 5 de enero de 2011

¿Cuántos problemas evitaríamos si se volviese a conseguir lo que se logró hace 80 años? (Gracias, Gilberta)

CONSTITUCIÓN REPUBLICANA DE 1931:
Artículo 26
. Todas las confesiones religiosas serán consideradas como Asociaciones sometidas a una ley especial.
El Estado, las regiones, las provincias y los Municipios, no mantendrán, favorecerán, ni auxiliarán económicamente a las Iglesias, Asociaciones e Instituciones religiosas.
Una ley especial regulará la total extinción, en un plazo máximo de dos años, del presupuesto del Clero.
Quedan disueltas aquellas Órdenes religiosas que estatutariamente impongan, además de los tres votos canónicos, otro especial de obediencia a autoridad distinta de la legítima del Estado. Sus bienes serán nacionalizados y afectados a fines benéficos y docentes.
Las demás Órdenes religiosas se someterán a una ley especial votada por estas Cortes Constituyentes y ajustada a las siguientes bases:
1. Disolución de las que, por sus actividades, constituyan un peligro para la seguridad del Estado,
2. Inscripción de las que deban subsistir, en un Registro especial dependiente del Ministerio de justicia.
3. Incapacidad de adquirir y conservar, por sí o por persona interpuesta, más bienes que los que, previa justificación, se destinen a su vivienda o al cumplimiento directo de sus fines privativos.
4. Prohibición de ejercer la industria y el comercio o la enseñanza.
5. Sumisión a todas las leyes tributarias del país.
6. Obligación de rendir anualmente cuentas al Estado de la inversión de sus bienes en relación con los fines de la Asociación.
Los bienes de las Órdenes religiosas podrán ser nacionalizados.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

A pesar de ser un copión...
Tu si que sabes, bribón.

Un abrazo
Mack

antoñito dijo...

Más razón que un santo tienes, Mackarrrrrra. Corregido está; el mérito, de Gilberta.
Salud.

Anónimo dijo...

Antoñito y Mack:
Aquí no hay copiones, no hay más mérito que el que hicieron nuestros antepasados valientes. La Constitución de 1931 es de todos.
Ojalá esa Constitución la copiara de verdad el Parlamento, y la llevara a buen puerto. Pero no creo.
Antoñito, deberíamos de copiarla en millones de sitios. Tú ya estás contribuyendo.
Joer, ¡esto de tener varios nombres! ¿y ahora cómo firmo?
Bueno, pues, Gilberta.

antoñito dijo...

Gilberta, pues.
Salud, República y más escuelas.