lunes, 18 de octubre de 2010

Jesús Quintero: Editorial.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Tiene toda la razón del mundo, pero es predicar en el desierto.
Salud
Monty P.

antoñito dijo...

Ya, Conxa, pero ¿qué es predicar en el desierto? La profesión de los que intentan comunicarse con los incomunicados.
Salud.