miércoles, 1 de septiembre de 2010

Gaspar Llamazares "Copago, no: Repago y privatización"

Gaspar Llamazares / Presidente de la Comisión de Sanidad y Asuntos Sociales del Congreso y portavoz parlamentario de IU
Por si no fueran ya suficientes los discursos y las medidas de ajuste de los ‘cirujanos de hierro’ que pretenden hacer recaer los efectos de la crisis económica sobre los ciudadanos y sus derechos sociales y democráticos, resurge ahora el manido debate del copago como fórmula milagrosa para la moderación de la demanda de servicios en el sector sanitario, ya que se reconoce que no incidiría de forma significativa en la financiación del sistema.
Pero como en la guerra, también en las batallas ideológicas y sanitarias lo primero que muere es la verdad. En este caso el término copago pretende trasladar la imagen falsa del ‘gratis total’ hoy en día para los ciudadanos en la atención sanitaria, cuando son estos quienes financian nuestro Sistema Nacional de Salud con sus impuestos. Se trata, por tanto, no de copago sino de ‘repago’ ya que se pretende una doble imposición para financiar el sistema introduciendo de nuevo el precio en un sistema sanitario que hasta ahora se basaba en necesidades de salud y en valores como la universalidad, la equidad, así como la financiación y la previsión públicas. Todo ello quedaría cuestionado por un precio que, aunque supuestamente simbólico, aumentaría la marginación y la falta de equidad a los sectores con menor renta o peor informados y, por consiguiente, un mayor deterioro de su situación de salud que ya hoy está lejos de la de quienes disfrutan de las rentas más altas (hasta diez años de diferencia en esperanza de vida).
Además, este discurso se tiñe de hipocresía cuando se pretende que el sistema que buscan implantar (a partir de ahora repago) no tiene finalidad recaudatoria sino moderadora de una demanda sanitaria que se considera a priori abusiva.
Se da el caso de que el repago ya existe en la práctica en la adquisición de los medicamentos, cuando el trabajador en activo aporta nada menos que el 40% de su importe al ir a la farmacia. Paradójicamente, esta circunstancia asumida hace décadas y perfectamente evaluable en el tiempo no influye en la moderación de la demanda sino que es justo el gasto farmacéutico el que crece muy por encima del conjunto del resto de partidas. Es, al tiempo, el único epígrafe del gasto sanitario público en el que España se sitúa por encima de la media de la UE, presentando en lo demás uno de los mejores balances coste-efectividad de los sistemas de nuestro entorno.
Quizás sean otros los objetivos que se persiguen, más allá de la disuasión de acudir al médico, y son sus impulsores quienes deben explicarlo públicamente y sin hipocresías. En la demanda sanitaria el ciudadano decide mucho menos de lo que parece y si lo que se pretende es racionalizarla se precisan medidas que están recaen más del lado de la Administración y de los servicios, y no tanto de los usuarios y pacientes.
Se aducen razones como la utilización excesiva de las consultas de atención primaria o de urgencias. Sin embargo poco se dice de la escasez de medios y profesionales de la Atención Primaria, de la necesaria redistribución de funciones en los equipos o de las limitaciones de las políticas de salud pública, de educación y participación sanitaria de los ciudadanos. Invertir en ellas mejoraría sin lugar a dudas la calidad y reducirían el número de consultas que se pretenden limitar con el castigo del repago, como si los ciudadanos fueran el perro de Paulov, objetos de premio y castigo.
Si se trata de ‘estímulos negativos’ al consumo sanitario, ¿por qué no cortar en vez de por precio por edad, por estatura o por sexo? Se trata de medidas absurdas igualmente arbitrarias que no tienen nada que ver con la racionalización de la demanda sanitaria. Lo que ocurre realmente es que el repago se inscribe en la corriente privatizadora de los servicios públicos que se agudiza ahora con el pretexto de la crisis. Es la misma corriente que ve en el sistema sanitario y en el de pensiones públicas, y en general, en el Estado del Bienestar un nuevo nicho de mercado.
En España el repago no es un hecho aislado. Viene precedido de la privatización de la gestión sanitaria, a la que sigue la de la provisión de los servicios sanitarios. Con todo ello la sanidad privada ha adquirido en nuestro país un mayor papel que en el resto de Europa, configurando un subsistema privilegiado para las rentas altas y los sectores con poder de decisión al margen del Sistema Nacional de Salud.
La batalla a la que nos enfrentamos no es sólo la del repago, se llama privatización o, lo que es lo mismo, un fracaso sanitario y económico para los que lo han probado, pero un éxito de rentabilidad para los mercados, como ocurre en EE.UU (Obama dixit).

10 comentarios:

bemsalgado dijo...

Hola Antoñito:

La realidad es que ya estamos viviendo con una S.S. de ciencia ficción.

Ni copago ni cojones. Si a alguien sus dolencias no le soportan esperar 10 meses por una consulta, 4 por una ecografía, l6 por una resonancia, y 24 por una intervención, si dispone de posibles se pasa por una Consulta Privada, procurando que sea con el Especialista del Centro hospitalario de la S. S., porque, y esa es otra, es la única posiblidad de que se acorten los plazos en caso de necesitar pasar por quirófano.

Podíamos hablar y no parar. Personalmente procuro no hacerlo, porque sólo sirve para avinagrarme un poco más, y casi estoy en el tope. Procuro escapar por el lado de atrás, si le encuentro la puerta.

Sólo una anécdota personal. Bueno, dos.

Primera, podiamos titularla
OJITO con la PUNTUALIDAD.

2007 MAYO: El cabecera me entrega volante para el oculista para revisión y graduar vista.

Cita: para 2007 DICIEMBRE - 10

Quince días antes, en Nov 2007, recibo comunicación del SERGAS anunciándome que mi cita que pospuestas por problemas del servicio hasta:
El 20 de Febrero de 2008 a 14:58 h.

Acudo ese día, y efectivamente me atiende el Oculista del Ambulatorio.

Cuando salía de la Consulta, desde la puerta me dirije al oculista y su auxiliar en estos términos:

He tenido que esperar nueve meses, sin embargo me siento obligado a FELICITAROS. Mi cita era para las 14:58 h, y exactamente en ese minuto he entrado, para mejorar sólo podríais añadir los segundos.

Inmediatamente comenzaron ambos a quejarse de todos los problemas que tenían, y que no tenían responsabilidad con las esperas sino todo lo contrario bla bla bla. Los interrumpí diciéndole yo no me estoy quejando, sólo os estoy felicitando.

La segunda anécdota, casi la dejo para otro día, porque empiezan a escasearme las letras.

Así que SALUD, MUCHA SALUD.

un abrazo.

antoñito dijo...

Sí, eso de la salud nos va a hacer falta si esto sigue así.

bemsalgado dijo...

Cuando digo voy por la puerta de atrás si encuentro la puerta, me refiero a encarlo desde el humor o la ironía, buscandole algún perfil cómico.

Que no acabé. Me dirijí a la óptica para encargar las gafas, con la receta que me habían dado. Y resulta que estaba. Tengo una dioptría de diferencia entre ambos ojos, y la receta ponía la misma para los dos.

Total que me graduaron en la Óptica, y pronto.

El año pasado se me produjeron varios derrames, nada nuevo, pero si la frencuencia.

Me fuí directamente a una Clínica de Santiago. Un show para clavarte, y un cuento para vincularte a su cartera de clientes.
Dos cientos cuarenta euros. Diagnóstico: todo normal.

Ahora sí, buenas noches

Anónimo dijo...

En esta ocasión no quito ni una coma a lo que dice Gaspar Llamazares.

Yo personalmente incidiría en la organización de los servicios de salud. No todo es inyectar recursos al sistema.

Lo de la foto del post anterior muy bueno, A eso me refería que eres más rápido que el fresser, el largo de goma espuma.

Asmodeo

antoñito dijo...

No me digas eso, Asmodeo, que me empalmo.
Salud.
P.D.: Guillermo Fesser de Petinto (sí, como el milagro) es mi héroe.

Anónimo dijo...

Bensalgado

Pues mi madre llevaban dos años esperando para que la operaran de la cadera, hace dos noches se cayó,con el resultado de fractura de cadera (antoñito nunca mejor dicho: como éramos pocos parió abuela), la han operado esta mañana. Solo pienso en que la próxima vez cuando le digan que han de operarla, simplemente le daré un empujoncito y crak: operación rápida, sin esperas.

Carmen54

Anónimo dijo...

Hola. ¿Me dejas que le haga una pregunta tonta, tonta, tonta, a Asmodeo?. ¿Si?. ¡¡¡Gracias!!!!

Asmodeo:
Tú eres ese que en la foto de twuitter estás con el torso desnudo y melena al viento?.
Gracias y mil perdones.
Monty P.

antoñito dijo...

Monty P.:
No sé si será él, pero quiero ver esa foto.
jajajajajaa

Anónimo dijo...

A ver si funciona.

El otro día deje un comentario. Decía que no tengo ni idea de lo de la foto esa, no uso Twiter. Pero me come la curiosidad.

Asmodeo

antoñito dijo...

Hombre, Asmodeo, si eres un heavy con muchos pelos y tienes un perfil en el twiter en el que has pegado una foto tuya con el torso desnudo saliendo de la playa, pues eso.
Nada, es que Mercedes te buscaría en esa red social por si daba contigo y le pondrían las tabletas de chocolate ;).