miércoles, 19 de mayo de 2010

Mirando al horizonte.


Le miro y no veo a un hombre, sino a El Hombre. Ése capaz de mirar al horizonte y sólo verse a él. Ése capaz de mirar a su dios por encima del hombro.
El Hombre, intenta convencer al mundo de que es faro y guía, por eso habla las lenguas de los hombres, por eso es ridiculizado por sus enemigos, porque no entendemos su mensaje de amor.
"Ama al dinero sobre todas las cosas y Aznar como a tí mismo" (Gürtel, 16-5).

3 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Cagüentoloquesemenea!. Menudo susto. ¿Está durmiendo con los ojos abiertos y roncando?.
Saludotes
Monty P.

Julio dijo...

Antoñito, ¡genial el versículo gürteliano! Paténtalo antes de que los aznarinos monten una Iglesia (otra) ahora que los legionarios de cristo están de capa caída...

Un abrazo
al mayurka

Anónimo dijo...

Era cuestión de tiempo, tanta mala uva, resentimiento y odio acumulado, termina haciendo mella. El aspecto es espectral.

Rosanna

Pon a Hugh Jackman para contrarrestar.