jueves, 30 de diciembre de 2010

De economía, derecho y otras cosas de las que entiendo mucho.

Como sabéis, soy Catedrático por la Universidad de Parla en Economía Insostenible y en Derecho e Izquierdo. Por ello, me voy a permitir hacer una entrada en mi blog (no se puede considerar un artículo de opinión porque, en todo caso, serían dos y por dos artículos tendría que cobrar lo que por uno; por ahí, no paso).
A lo que vamos. Resulta que, según nuestro ordenamiento jurídico (que es eso de las leyes), cuando pasa un periodo de tiempo establecido por las leyes (distinto en cada tipo de delito, excepto los crímenes de lesa humanidad pero, como en España esos no se juzgan*, no perderé el tiempo con ellos), el delito prescribe, de tal modo que, en lugar de juzgarlo, el Juez de turno dictamina (o falla, que sería más correcto en el amplio sentido de la palabra) que "el presunto delito se cometió hace tanto tiempo que, según las leyes, no se debe juzgar".
Vale, puedo entender que en el caso de un yonki que roba un jamón en el Carrefour, sea una putada que, una vez rehabilitado y habiendo rehecho su vida, venga un Juez a decir que tiene que pasar 6 años en la cárcel, pero se da la circunstancia de que este tipo de cosas pasan a diario. Lo que no pasa nunca es que la justicia sea justa.  Si Carlos Fabra, Presidente de la Diputación de Castellón, hace que se cambie cada cuatro días al juez que debería instruir su caso, pues sucede que va a juicio por estar imputado en todos los delitos posibles una vez ha prescrito el delito. ¿Se alegra? Sí. ¿Si yo fuese inocente de un delito que se me imputa, estaría contento de que no se acabe juzgando mi caso? No, no y no. Eso ya me permite juzgarle a él y a todos sus compañeros de partido que han interpretado la prescripción como una absolución. Este caso, podría aplicársele a Los Albertos, a César Alierta y a tantos hijos de puta que, escudados en su poder y en sus influencias (y lo tanto que influye su poder en los jueces, los auténticos dioses de nuestro tiempo, una verdadera raza superior), se mean en nosotros y en la presunta igualdad de derechos de todos los españoles. Véase aquí que, como en tantos otros casos, utilizo "presunta" casi como dedo acusador, más que como una presunción.
¿Qué tiene que ver la economía, nuestra economía con todo esto? Me he dejado un asterisco colgado por ahí arriba que, junto con el que os cuele ahora, trataré que sea el nexo de unión entre una cosa y otra; luego lo explico.
Resulta que nos suben la luz*, el gas, la gasolina, los precios de casi todo (excepto de los pisos, pero claro, los pobres no podemos cambiar de pisos como los ricos cambian de Mercedes), mientras nos bajan los sueldos (una congelación en este contexto es, en la práctica, una bajada), nos quitan (lo de quitan, podríase cambiar por roban) los subsidios (¡los llaman subsidios, caridad, me cago en sus muertos!), las ayudas y los descuentos, mientras nos suben los impuestos injustos (los que no son proporcionales, como el IVA), mientras se los bajan a ellos. Pues esto no es lo que más me cabrea, sino que lo que me toca las pelotas es que salga un Ministro (Sebastián, dice que es socialista; digo que por los cojones) y dice que "eso no es ná, va a suponer el precio de un café al mes. Pues, mire usted, señor Ministro, el que aquí escribe no entra a un bar para tomar un café desde el mes de Junio. Así que váyase usted a casita, se coje su puño y su rosa, y se los mete por el culo.
* Tanto el Poder Judicial como las tarifas eléctricas, son errores heredados del pasado (yo diría, más que errores, aciertos de parte, jugadas hábiles de los poderosos para perpetuarse en la impunidad -gracias a sus más que amigos Jueces- y en la riqueza -gracias a sus más que amigos políticos-). 
La judicatura continúa en el franquismo y el pasado, hasta tal punto que son capaces de hacer una huelga ilegal porque les obligan a utilizar ordenadores.
Cuando Josep Piqué (antes de volver a Cataluña, era conocido como José; a la inversa de lo que sucedió con el delincuente Jaime Matas, que se convirtió en Jaume cuando vino a Madrid de Ministro, porque entonces convenía hablar catalán en la intimidad) era Ministro de Industria y dentro de la política de reducción del déficit, la inflación y todo eso que nos hacían cumplir para entrar en el Euro (vaya planazo, por cierto), el Gobierno del borracho con musculitos de Aznar, acordó con las eléctricas una subida diferida de las tarifas, algo así como "no me subas hoy un 0,5% y cuando vengan otros, les subes un 5%"; no es una forma de hablar, fue más o menos así.

lunes, 20 de diciembre de 2010

El hombre que soñaba con una República y con más escuelas.

El jueves me dejó un amigo. Lo hizo sin velatorio, funeral o entierro. Volvió a entregarse, esta vez a la ciencia. Así era, así es él.
Que la tierra te sea leve, compañero.
Salud, República y más escuelas.
P.D.: Quienes sepan de quién hablo, que no lo digan; quienes no, que no pregunten.

domingo, 19 de diciembre de 2010

Los hombres que no amaban a los obreros.

Quiero pediros disculpas por llevar tanto tiempo sin escribir pero, es que vivo sin vivir en mí. Pensándolo bien, tal vez debería pedirlas ahora por volver, pero esa es otra guerra.

Zapatero, las medidas que está impulsando, la forma en la que lo hace, a una servidora le asustan.

Ahora, en Venezuela, resulta que (según las noticias, claro) Chavez es "más dictador todavía" porque ha aprobado una ley que le permite gobernar a base de Decreto porque pierde la mayoría absoluta en el Parlamento. ¿Nadie se da cuenta de lo manipuladora que puede ser toda la "información" que se nos transmite de ese país (o de Cuba, o de Bolivia, o de....)? ¿Alguien sabe como se gobierna en España, en el "occidente civilizado" en general?

Tenía entendido que Sarcozy, Merkel, Obama y sobre todo Zapatero se están ciscando sobre los derechos de los trabajadores y las trabajadoras de sus respectivos paises (y en el caso de los tres primeros, también sobre los del nuestro, que se meten en "to"), en la vida y dignidad de las clases populares, en los derechos sociales adquiridos, en la dignidad de las personas que ven que mientras ellos son más pobres, los de al lado son muchísimo más ricos.

Tenía entendido también que el problema de España era que estaba gobernado por un partido socialista, por un partido de izquierdas. Bueno, hay tres cosas que decir respecto a esto. La primera, que Irlanda, ese país modélico (puesto en muchas ocasiones como ejemplo por Rajoy -el líder de esa derecha que, y cito a los muchos tontos de los cojones que nos rodean, "es el ejemplo que debería seguir este Gobierno, toda la gente normal lo shabe"), esa referencia que habría que seguir para salir de la crisis, ese laboratorio del liberalismo económico puro se está yendo al carajo, hasta el punto de tener que ser rescatado como Grecia (cuando allí el problema parece ser también un gobierno de izquierdas). 

Desmentido ahora que la solución sea tomar políticas de derechas, paso al segundo apunte. El gobierno de Zapatero no es de izquierdas, no es socialista. Un partido que es de izquierdas no permitiría a ningún gobernante, menos aún a uno de los suyos bajar los impuestos a las empresas, rebajar la presión fiscal a la banca, mantener la casi nula tributación de los beneficios de las SICAV's. Tampoco se quedaría de brazos cruzados un gobierno de izqueirdas frente al fraude descomunal que sufren las arcas del Estado (y menos escudándose de que es típica la pillería en nuestra cultura mediterránea o latina). Y todo esto no lo permitiría un gobierno socialista cuando paralelamente a todas esas concesiones al capital aumenta la presión fiscal sobre toda la población, cuando se ataca directamente al trabajador en beneficio de las empresas, cuando se recortan o se eliminan las ayudas a las rentas más bajas, cuando las nóminas soportan la Seguridad Social, cuando se pone en peligro a más de 160.000 personas a las que solo les quedaban unos ridículos e indignos 426 euros al mes, renovables semestralmente entre unos angustiosos, repetitivos y lentos trámites.

Como tercer y último apunte, se habla mucho de que hay que dar confianza a los mercados (y ¡"vive dios" que se está haciendo!; se les da la mano y se cogen el brazo), cuando lo que debería hacer, no ya un socialista o alguien de izquierdas, sino una buena persona es ofrecer confianza a su pueblo, a quienes le han colocado en el lugar privilegiado en el que está, a quienes ofrecieron esa confianza a él, en muchos casos ni siquiera a su partido sino a su persona. ¿Recordáis el 14 de Marzo de 2004? Yo sí. Estaba emocionado, excitado y orgulloso de que un buen tío se hubiese sobrepuesto al mazazo del 11M, a la maquinaria que empujaba al PP (entonces parecía que no se podían superar los límites de servilismo a la derecha por parte de los medios) y que lo hiciese en una declaración histórica, a la altura de aquel "Anoche tuve un sueño" de Martin Luther King: "No os fallaré". Una polla, con perdón. 

El minuto anterior a un tijeretazo dice que jamás hará eso. Bueno, decía, porque ya dijo el otro día la Ministra Salgado (¡qué cruz! Joder, lleva seis años Zapatero luchando -la puntita nada más, eso sí- contra los crucifijos y tenemos más cruces impuestas por él y sus políticas que las que han sido retiradas de las escuelas) que se haría lo que hiciese falta. Lo que hiciese falta para beneficiar al capital y machacar a los obreros, entiendo.

Os dejo un testimonio que me ha hecho llegar el compañero Mack de un oyente del programa de Luis del Olmo en Punto Radio que dan ganas de cualquier cosa, de muchas cosas. Y ninguna buena.

martes, 30 de noviembre de 2010

Barça-Madrid II.

Vale, el Barça le dio un baño al Madrid; el Barça es un señor equipo que juega como nadie en el mundo hoy por hoy; al Barça le salió todo, mientras que al Madrid no le salió nada.
De hecho, si ves sólo la primera parte y te olvidas de los goles, el partido estaba donde querían todos. El Barça tenía la pelota con un gran porcentaje de posesión pero el Madrid daba sensación de peligro.
No voy a decir ahora nada más que obviedades. Al Barça se le puso (vale, se lo puso él mismo) el partido cuesta abajo en 10 minutos, se inclinó más aún con el 2-0 a los 18, pero que nadie diga que a partir de ahí no estaba rondando la idea de que "ojito como marque el Madrid pronto". 
Y no anduvo lejos.
Para mí, lo de Valdés fue penalty. No estoy de acuerdo con los talibanes del Madrid (sí, ¿qué pasa? el Madrid también los tiene) con que eso hubiese supuesto la segunda tarjeta de Valdés porque intentó tocar el balón claramente. Tan claramente que puede que incluso la llegara a tocar antes de llevarse por delante a Cristiano. Ya que estoy con el árbitro he de decir que, aunque influyó en cuanto a que cortó una posible remontada del Madrid con esa decisión y con el fuera de juego del 3-0 (y los muchos fueras de juego que no pitó en la primera parte que, dejando continuar ciertas jugadas de peligro, acentuó más si cabe la sensación de dominio del Barça) quiero dejar bien claro que el Barça pasó por encima al Madrid (igual hasta lo he dicho más arriba) y que no es relevante que fallase en el único de los cinco goles en el que no falló el sobrevalorado Sergio "súbemelsueldo" Ramos. 
Lo del de Camas es un despropósito constante. No hizo NADA bien. De hecho, por lo que más se le estará criticando a estas horas (la payasada que supuso su expulsión), me pareció sólo la gota que colmó el vaso. Aquí querría anotar que Puyol no fue el único que sobreactuó. Messi falleció al rato de tocarle Pepe; Pedrito aún está dando volteretas porque le miró alguien en la jugada del 3-0 (creo que fue el tres cero; da igual, uno de tantos) y, sobre todo, el deportivo meacolonias de Guardiola, pareció sufrir un infarto tras el empujoncito que le dio Cristiano para felicitarle por su buen hacer al vacilarle con el balón para perder tiempo (y para desquiciarle, por supuesto).
Sólo les faltó poner los aspersores.
Pero, quién no se consuela es porque no quiere. Si hoy, 30 de Noviembre, con toda la liga por delante, alguien es tan iluso como para pensar que se ha acabado, sólo quiero recordarle una cosa: si los dos ganan, empatan y pierden los mismos partidos a partir de ahora (cosa bastante posible, digan lo que digan los que hoy vacilan con un "ya lo dije yo", cuando lo cierto es que esta semana no se ha escuchado a nadie -de ninguno de los dos equipos- vacilar porque el revolcón podía haber sido al revés), al Madrid le bastaría con ganar 1-0 raspao en el Bernabeu.
Y quedan Copa y Champions.
No creo que sea el desastre de ayer para crucificar a una plantilla más completa que la del Barça (si quitas a los titulares, a Keita y a Thiago, quedan cuatro patanes), a un entrenador sobradamente cualificado para formar un equipo competitivo (y no olvidemos que, quitando este partido -como si no hubiese ganado 2-0 el Hércules en el Nou Camp; nadie pidió entonces ningún holocausto o destitución; esas cosas pasan en el fútbol; el que crea que esto es una ciencia exacta, no sabe de lo que habla) y a un club señor, por mucho que se le odie y se le tache de chulesco. Habría que haber visto cómo sale el Madrid (empezando por Mourinho y terminando por CR7) de haber sido el resultado al revés. 
P.D.: Para esto último, no hace falta hacer ciencia ficción. No hace tanto, el Barça le hizo el pasillito al Madrid en el Bernabeu previamente a llevarse un 4-1 bastante divertido. No hubo una mala patada, un láser o un imbécil enseñando cuatro dedos a la grada.

lunes, 29 de noviembre de 2010

Barça-Madrid I.

Este partido no ha acabado.
Vamos a ver, que nadie venga a decirme luego que "no, no ha acabado, le han caído otros 3", porque me sentaría mu malamente. Quiero decir que, con todo en contra (un gol demasiado pronto, el segundo al momento, un penalty como un castillo -no creo que fuese la segunda de Valdés porque busca el balón), Sergio Ramos en el campo, Ozïl desaparecido, Di María como lateral izquierdo,.....) el Madrid está dando la cara en forma de llegadas peligrosas, con un par de retoques (por ejemplo, Lass por Ozïl y tal vez Pedro León o Canales -o Higuaín si no está muy mal- por Khedira; imagino que no meterá a Arbeloa por Ramos; yo lo haría; igual entra Lass por algún defensa) el partido estaría ahí. 
Cuando estén el el campo contrario, ese linier es más de dejar jugar cuando duda con los off side (como debe ser). Confío en que no sólo será con los fueras de juego dudosos del Barça.
Al final, como dice el primo David, gol en el último minuto de C. Ronaldo. Se levantará la camiseta y le dirá a Villa (si es que no le han expulsado antes; intuyo que Guardiola será lo suficientemente inteligente como para que, si se calienta el partido, cambiarle por algún gañán de esos de la Masía): el 7 de España, sigue siendo Raúl. O que, como ya hiciera el susodicho, mandase callar al Bernabéu.

viernes, 26 de noviembre de 2010

Juan José Millás: "Ánimo, colegas" en El País.

El Papa representa un poder sobre el que no ejerce ningún control. La Iglesia, ha dicho, carece de capacidad de ordenar a las mujeres (aunque sí de darles órdenes, añadimos nosotros), porque se trata de una decisión del mismísimo Dios que él, aunque no comparta ("no se trata de que no queremos"), debe acatar. Zapatero podría copiar literalmente el discurso de Ratzinger para justificar su política económica. No se trata de que queramos bajar las pensiones, es que el Mercado, a quien servimos, nos obliga. El Papa y Zapatero dependen de instancias superiores cuyos designios son inapelables. Cuando Dios dice que el condón es bueno para el burdel, pero malo para la cama de matrimonio, es como cuando el Mercado asegura que cierto grado de socialismo tiene gracia (como juego infantil) cuando los poderes financieros deciden fabricar productos basura con los que hacer caja, aunque se debe perseguir a la hora de pagar la factura.
La política ha devenido en una disciplina tan absurda como la teología. Nadie ha visto a Dios, tampoco al Mercado, pero el sentido profundo del sexo, dice Dios por boca del Papa, es la reproducción como el sentido profundo de la economía, dice el Mercado por boca de Zapatero, es el enriquecimiento personal de unos pocos. De ahí la condena a los homosexuales y la prohibición de una fiscalidad justa. Ello hace que Ratzinger y Zapatero se digan y se desdigan todo el rato. Si fueran juiciosos, dimitirían alegando que no entienden nada. La curia romana está llena de cardenales dispuestos a aceptar el absurdo divino y la política española, de políticos encantados de llevar la injusticia social a los extremos por los que nos despeñamos. Si dimitieran, devendrían en héroes, incluso en santos. Paradójicamente, lograrían que mucha gente volviera a creer en el socialismo y en Dios. Ánimo, colegas.

jueves, 25 de noviembre de 2010

El País: el diario independiente de la mañana.

Eso es cierto: ese diario es independiente de la mañana. Independientemente de la mañana que sea, cada día nos demuestra sus verdaderas intenciones, cada día desmiente eso de que es un periódico de izquierdas.
Hoy, su editorialista nos habla sobre lo cerca que estamos del abismo irlandés y ¿se basa en los datos? No, se basa en que el Gobierno es un "cagao" y la oposición es "mu desconfiante". Vamos, que la culpa de la situación de España no es de los bancos en particular (aún habla bien del BSCH y del Santander), ni del sistema financiero en general (con dos huevos y un buen análisis), sino que la culpa la tiene el Gobierno (la que está liando Zapatero) por andar con rodeos en las "tan necesarias reformas de las pensiones (¿cómo no?), el mercado laboral (por lo visto no se nos ha jodido lo suficiente a los trabajadores) y la fiscalidad". Lo malo no es que defiendan los recortes a sus lectores, sino que lo hace en el mismo editorial en el que literalmente que "Merkel desveló antes de tiempo su intención de hacer pagar (con quitas en la deuda) parte del coste de la crisis a quienes la crearon (fondos privados, especuladores, bancos de inversión)".
Esto es el acabose. Cuando normalmente las malas soluciones son dadas por pésimos análisis, hoy nos dan buenos análisis (los culpables de la crisis, quienes la crearon fueron los fondos privados, los especuladores y los bancos de inversión) y nos ofrecen a cambio pésimas soluciones: el re-recorte social.
Flaco favor se hace Zapatero siguiendo a sus amigos. 
Flaco favor nos hace a los trabajadores seguir creyendo que el PsoE es de izquierdas y que nuestro diario es El País.
P.D.: Hace casi un año (el 12 del 12, a las 12), la clase trabajadora vivió una jornada festiva un sábado tan cercano a la Navidad, cuando salimos a la calle además de a tomar cervezas, a decirle al Gobierno que no le culpábamos, que creíamos que los culpables son los señalados anteriormente y que exigíamos que la crisis la pagasen los que la crearon. Un año después, habiendo pagado nosotros la crisis, mientras seguimos pensando lo mismo, tenemos que aguantar las hostias de los propios entre el regocijo de los extraños.
P.D.2: Todo esto, éste editorial es publicado precisa y casualmente hoy, cuando PRISA ha comprado Liberty Acquisitions Holdind Corp.

domingo, 21 de noviembre de 2010

El cojonudito español. J. I. Wert en el Diario As.

José Ignacio Wert | 18/11/2010
Un buen amigo -cuyo nombre no desvelaré para preservar su integridad física- tiene acuñado el concepto de cojonudito español: el cojonudito no debe ser muy alto, puede -o no- gastar bigote, pero lo que ha de gastar necesariamente es mala leche o cierta chulería castiza (majeza, si queremos darle un tono más positivo). Ahora, eso sí, el cojonudito, para serlo en puridad, tiene que pegarse hasta con su padre, si fuera menester, pero, por supuesto, sólo de boquilla.
En el biotipo del cojonudito encajan personajes públicos bien apreciados como el eximio ex seleccionador, Javier Clemente, actores como Alfredo Landa, entrenadores de baloncesto (Manel Comas es un cojonudito de libro) o, a lo que voy, de fútbol. Pues sí, les estoy hablando de Manolo Preciado. Le sigo desde hace tiempo y, como en general me pasa con la mayoría de los cojonuditos, tiende a caerme bien. Pero su warholiano cuarto de hora de fama no lo ha alcanzado de una forma precisamente gloriosa. Su querella con Mourinho saca a la luz los peores rasgos del cojonudismo hispano: la desenvuelta chulería es una forma de sublimar el complejo de inferioridad, alimentada de un falso apego a lo propio y rechazo de lo foráneo que es, en realidad, apenas la máscara que esconde la envidia de lo ajeno.
Todo esto viene de que Mou, al ver que el Sporting alineaba ocho no habituales en el Camp Nou, comenta que si muchos equipos hacen lo mismo -tirar el partido con antelación- cuando vayan a visitar al Barça, ganar la Liga va a ser muy complicado para el Madrid.
Se puede discrepar de la oportunidad del comentario, pero sus fundamentos objetivos son incuestionables. Y, si no lo son, lo que puede hacer Preciado es sacar en el Bernabéu el equipo que sacó en Barcelona.
En lugar de ello, la forma cojonudita que encontró Preciado de responder a ese análisis más bien técnico fue a su vez muy técnica: "Mou es un canalla" (sic) "y quién coño" (sic otra vez) "se ha creído que es para decir que he tirado el partido". Ni una línea de protesta en sitio alguno y, al contrario, algunos entrenadores de Primera -por compañerismo, eso sí-avalan las palabras de Preciado. ¿Por qué es más compañero Preciado que Mou? ¿Será por cojonudito? ¿Por qué uno no tiene derecho a opinar sobre la estrategia de otro y el otro tiene derecho a injuriarle?
No creo que me ciegue la pasión al encontrar en todo este lío algunas claves muy poco sanas del comportamiento de Preciado y la emulación negativa que ha despertado. La actitud rencorosa ante el éxito, claramente, es la que domina. Pero hay otra en el trasfondo -que se aplica no sólo a este incidente, como es sabido, sino a todo lo que rodea a Cristiano Ronaldo, eso que ha convertido el "ese portugués qué hijoputa es" en himno oficial de los equipos que son visitados por el Madrid- y que es una mezcla de xenofobia y ese absurdo sentido de superioridad con el que tantos españoles se enfrentan a nuestros vecinos del Oeste.
Y la combinatoria de ese rencor y esa superioridad ignorante puede ser explosiva. Llevamos cuatro días exhibiendo comprensión y simpatía hacia el cojonudito y, de no ser por sus reflejos casi milagrosos, en este momento Cristiano, ese portugués, estaría en la cama de una clínica con la pierna colgada. No he oído a nadie decir que Botía es un canalla

jueves, 18 de noviembre de 2010

Sebastián Álvaro, director de "Al filo de lo imposible", en el Diario AS.

Mourinho es un borde. A Cristiano no hay quien le aguante. Tiger Woods es un adicto al sexo. Fernando Alonso un triste. La reciente polémica a cuenta de un análisis del entrenador del Real Madrid, respondido fuera de tono por el del Gijón, ha vuelto a poner sobre la mesa el tema del carácter o el comportamiento que deben mostrar los deportistas. Resulta que las estrellas del deporte están obligadas, no se sabe muy bien por qué ley divina o municipal, a ser, además de los mejores en lo suyo, devotos maridos y padres, amables vecinos y simpáticos contertulios. Entre otros argumentos se dice que deben ser así porque son un ejemplo para los jóvenes, como si su educación no dependiese de la responsabilidad de educadores y progenitores. Y como si fuera más ejemplar la actitud de otros, más simpáticos, que hacen entradas escalofriantes o corean eslóganes sobre la madre de Ronaldo e invitan a la tumba al entrenador rival. Ya vimos algo parecido en un entrenamiento cuando Casillas era insultando gravemente por un chaval mientras su padre le jaleaba. Ése es el fondo de la cuestión.
Y la realidad es que, jugadores y entrenadores, son contratados por su capacidad y no por sus habilidades sociales (Butragueño ha afirmado, muy atinadamente, que no han contratado a Mourinho porque fuera simpático). Sin duda los matices juegan en este debate una parte sustancial. No es lo mismo ser antipático que insultar. Pero a nadie se le puede obligar a otra cosa que a ser un buen profesional. Es algo que curiosamente no ocurre en otros ámbitos, como por ejemplo la literatura donde abundan Malamadres de la magnitud de, por ejemplo -y sin citar a otros vivos que seguro están en la mente de todos- un Quevedo, siempre alternando la pluma con la espada para hacerle un roto en la piel o en el honor a quien osara cruzarse en su camino.
Nuestra sociedad parece empeñada en tener falsos héroes esféricos en su perfección, seres irreales sin esquinas ni sombras, cuando lo cierto es que las debilidades y cómo las afronta son parte esencial del carácter de un verdadero triunfador. Y pienso en Shackleton, en Messner o Bonatti, grandes aventureros y exploradores que pasaron a la historia pese a no destacar por su cordialidad. Y quiero acabar con una frase de Gregory House, un tipo antipático que, a pesar de ello, se ha ganado las simpatías de la audiencia: "¿Preferiría un médico que le coja la mano mientras se muere o uno que le ignore mientras mejora?". Yo, doctor, prefiero que mi equipo gane.

domingo, 7 de noviembre de 2010

Abu Dhabi: 14 Noviembre.

Bueno, en la entrada anterior he dejado dicho algo que ahora explicaré (soy un cobarde y me imaginaba que sólo con decir "ya lo decía yo", no me creeríais).
Decía antes que esto me estaba recordando a la temporada en la que Ron Dennis se cubrió de gloria del mismo modo que se está cubriendo ahora el Dr. Marko, el dueño de Red Bull Racing (no me creo que Christian Horner lo tuviese tan claro). 
Dennis favoreció a su niño bonito (no es despectivo; tiene que ser un punto que un chaval al que has hecho crecer por tu apoyo desde que era un crío, puede ser campeón del mundo en el año de su debut) del mismo modo que están favoreciendo a Vettel. Tal vez sea más correcto decir que "no beneficiando a Webber".
Si hoy se hubiesen entretenido un pelín con el cambio de ruedas de Vettel, sólo 1,5 segundos de más, Webber sólo necesitaría quedar por delante de Alonso (cosa bastante probable dada la superioridad de los RB, no sobre Ferrari, sino sobre cualquier otra cosa con ruedas en el mundo) para ser campeón del mundo.
Sin embargo, repitiendo las posiciones de la carrera de hoy (Vettel/Webber/Alonso), el campeón sería Fernando. De hecho, lo de no beneficiar al australiano no sirve de nada ya que, para que el alemán ganase el mundial, Alonso debería desaparecer de la faz de la tierra.
Una torpeza, vaya.

(A continuación pegaré (de http://as.com) las combinaciones que harían tricampeón a Fernando Alonso; como se comprueba fácilmente, la situación es inmejorable, que no fácil).
  • Siendo primero o segundo.
  • Siendo tercero o cuarto, siempre que no gane Webber.
  • Siendo quinto siempre que no ganen ni Webber ni Vettel.
  • Siendo sexto siempre que Webber no sea primero ni segundo y que no gane Vettel.
  • Siendo séptimo u octavo siempre que Webber no esté entre los tres primeros y que no gane Vettel
  • Siendo noveno siempre que Webber no esté entre los cuatro primeros y que Vettel no sea primero ni segundo.
  • Siendo décimo siempre que Webber no esté entre los cinco primeros, que Vettel no sea primero ni segundo.
  • Sin puntuar, siempre que Webber no esté entre los cinco primeros, que Vettel no sea primero ni segundo y que no gane Hamilton.

F1

Luego lo amplío, pero lo de RedBull me está recordando mucho a lo de McLaren con Fernando y Hamilton.......
Es para que no me tachéis de oportunista.

Manel en "Público".

domingo, 31 de octubre de 2010

El Olvido.

Escribo esto inspirado ¿por el Espíritu Santo? No, por Malditos Bastardos.
El compañero Indignado (que es la misma cosa, Malditas Bellotas, Indignado y tal vez Paco, la putrísima trinidad) ha dicho hoy en el blog de Manolo Saco algo que ha hecho que me revuelva más aún. Y no es poco lo revuelto que estoy ya que padezco una gastroenteritis loca, que sólo se cura con cerveza y, como sabéis (o no) estoy a plan y no puedo.
Bueno, que la idea de MB ha sido comparar lo que hoy se vive en Españaunagrandeylibre con lo que pasaría (y pasa) si a alguien se le ocurre, por ejemplo, negar el Holocausto.
Mahmoud Ahmadinejad dice constantemente algo que hace que nos rebelemos: el Holocausto Nazi (o el Holocausto Judío, no sé cual puede ser la fórmula más correcta) no existió, es un invento de los sionistas para ser las víctimas del mundo moderno y así tener patente de corso para abusar de todo y de todos. Ciertamente,  a partir de "no existió", parece que los hechos le dan la razón, pero eso, los abusos que el Estado Terrorista de Israel para con sus vecinos (y hasta sus propios ciudadanos), no hace que se borren todas las miserias del Nazismo, no hacen que pueda olvidarse que unos señores (erigidos democráticamente, no lo olvidemos) asesinaron como a animales a millones de personas sólo por ser judíos (o gitanos, o marxistas, o cualquier cosa que molestase a uno de los mayores monstruos de la historia de la ¿humanidad?).
Pues, bien, el Presidente de Irán es atacado constante y justamente por todos los medios de comunicación del mundo por negar lo evidente, pero aquí, en la justa, democrática y moderna España, tenemos que convivir con pseudohistoriadores que basan sus "trabajos" en desmentir que entre 1936 y 1977 (algunos lo alargarían hasta nuestros días; no seré yo tan osado) se cometió en España, con el beneplácito de la comunidad internacional, por cierto, un genocidio, un exterminio, no de una raza, sino de una ideología. O de muchas, de cualquiera que no fuese el Credo oficial del Régimen. De tal modo que, inútiles juntaletras como Pío Moa, está pagado por la Comunidad de Madrid para dar "clases magistrales" sobre la "verdadera historia de España", que día a día tengamos que escuchar, leer y ver a una manada de impresentables que se llaman a sí mismos periodistas, repartiendo propaganda profascista, metiendo en la misma categoría los posibles crímenes de guerra de uno de los bandos (claro, el otro no hizo nada malo; que conste que ni de coña justifico o intento justificar cualquier cosa del bando republicano) con los 40 años de placidez que siguieron al golpe de Estado del poder económico patrio a lomos del caballo de Paquito.
Vamos, que tenemos hoy que escuchar que los que reivindican la memoria de los miles de muertos que hay aún hoy enterrados en las cunetas de nuestras carreteras, son una pandilla de trasnochados, antidemocráticos y seguidores de asesinos como Stalin o Pol Pot.
Como dirían en Cádiz, cuna de la Libertad: irse a tomar por culo.

sábado, 30 de octubre de 2010

Nacho Escolar: Algunas estadísticas religiosas para La Razón.

Titular de portada, hoy en La Razón: “Los católicos que van a misa duplican a los afiliados a sindicatos”. Según sus datos, hay en España 6.452.103 personas que van a misa frente a 3.248.736 afiliados sindicales. Para terminar la compota, mezclan aún más peras con manzanas: el número de personas que van al cine cada semana (2.115.000) con las que van al fútbol (793.464) y así, tan panchos, resaltan “la abrumadora mayoría” que es católica practicante. Dando por buenos sus datos, se me ocurren algunas propuestas más para futuros titulares estadísticos. Como por ejemplo:
Sólo uno de cada tres contribuyentes marca la casilla de la Iglesia en el IRPF“. O mejor aún: “Los contribuyentes laicos duplican a los católicos en la Renta”.
“Sólo una de cada cinco personas que dice ser católica va a misa”.
“Los afiliados a sindicatos cuadriplican a los afiliados al PP“.
La audiencia del último Madrid-Barça es 30 veces mayor que la del programa religioso Pueblo de Dios“.
Y, ya que mezclamos churras, merinas, iglesias y estadios: “El 100% de los católicos que van a misa no pagan entrada”.

viernes, 29 de octubre de 2010

Eutiquio (one more time).

Hace tiempo ya, me prometí (también os lo prometí a vosotros) no volver a las andadas con Eutiquio.
No voy a hablar ahora sobre el porqué de nuestro desencuentro, sino a explicar lo de ahora.
Ahora, este buen hombre dedica todos sus esfuerzos (y es capaz de esforzarse mucho, de verdad) en insultar constante, burda y miserablemente a personas que (en unas ocasiones) quiero, (en otras) aprecio o que (en la mayoría de los casos) reunen las dos cualidades anteriores.
Su único objetivo, intuyo que conmigo lo ha conseguido, es hacerse notar, volver a los viejos tiempos en los que era admirado por todos todo el tiempo. No se da cuenta de que el mundo sigue girando y que, si nos paramos, no somos nosotros quienes se alejan.
El tema, más o menos, es que en un comentario que hice en Fuego Amigo, el blog de Manolo Saco, el mejor blog del mundo el pasado domingo, mientras daban vueltas los coches esperando a que dejase de llover o a que a otro señor mayor que cree que todo gira en torno a él, puse con "b" una palabra que debería empezar por "v". 
Tras la carrera (y la consiguiente estampida hacia el fútbol; jugaba el Pinto contra el Parla), Elena se quedó en casa con Marcos, que estaba muy tontorrón porque estaría (estaba, visto la semana que lleva el pobre) incubando algo.
Pues, bien, al llegar a casa me dijo (ya te puedes imaginar como) "has puesto venir (creo que era venir, o vamos, o me da igual) con b". Automáticamente, puse un comentario en el que citaba el mío, en plan "comentario 113 por antoñito, volver es con v, burro".
Y ya está. O no.
Cual no será mi sorpresa cuando vi, al hacer mi ronda rutinaria de los lunes (desde que estoy de baja, claro) por todos los blogs que frecuento, y al darme una vueltecita por los que, aún sabiendo que existen, por unos motivos (porque no quiero) o por otros (porque no me acuerdo) no visito tan asiduamente, vi, decía, que Eutiquio se mofaba en su blog de mi torpeza. Poco me importaba, más en cambio me hacía sentir bien, que me atacase con esos "argumentos". Lo que me reventó fue el ver que sigue con la cruzada de la que hablaba más arriba contra mis amigos Mercedes, Malditos Bastardos, Manolo Saco, algo más atrás La Repú, Sergio Zawinul y tantos otros sáquidas que le apreciaron hace algún tiempo y a los que ha convertido en sus enemigos sin que (en algunos casos, o en todos) ellos hayan declarado como tal a Eutiquio.
Pues bien. Mi sorpresa se agrandó cuando, al leer por curiosidad (la que mata al pez, o al gato, o al curioso) los comentarios a "mi noticia", veo que algún admirador suyo (que, obviamente vigilaba el blog de Manolo Saco) le dice algo así como que "ya ha venido a espiar él o alguien que le ha avisado y ya lo ha corregido".
¿Qué quieres que te diga? Pues me indignó esa tontería (hoy, entonces me pareció una cobardía andar metiéndose con la gente a escondidas; qué coño, me lo sigue pareciendo). Escribí un largo comentario en su blog que, misteriosamente (o no) desapareció.
Al día siguiente, otro. Esta vez, no desaparece, sino que lo copia y lo comenta en una nueva entrada en la que, sin entender (bueno, viniendo de alguien tan inteligente como él, sólo me cabe en la cabeza la posibilidad de que haya sido sin querer entender) el fondo de lo que decía, se queda en la parte y hace loas al tamaño de mis huevos por revelarme sobre no sé qué orden divina (cuando, pobre, él no lo sabe, realmente Dios soy yo y Manolo -prueba de ello es que, a veces, me cita al final de sus frases- simplemente es mi enviado a la tierra) de no pisar su casa.
Haciéndole ver que (parece un atestado de la Guardia Civil) no habían sido bien interpretadas mis palabras, a través de un nuevo comentario, me vuelve a dedicar una entrada en la que dice que retira lo de mis grandes pelotas y que Manolo me ha mandado no meterme más ahí.
Manolo no me ha mandado nada. En cambio, a mí me están dando ganas de mandar a Eutiquio a algún sitio porque, al intentar explicárselo, me ha vuelto a desaparecer el comentario. Cosas raras (tanto como que, utilizando el mismo blogger, nunca, que yo sepa, ha pasado nada así con ningún comentario -que no haya borrado yo, claro, por estar duplicado o por contener datos personales como correos o teléfonos).
Nada, espero que no haya nuevo capítulo, pero tal vez continúe la historia.

POR FAVOR, QUE MIS AMIGOS NO UTILICEN ESTO PARA UNA NUEVA GUERRA.
GRACIAS.
SALUD, REPÚBLICA Y MÁS ESCUELAS.

jueves, 28 de octubre de 2010

Vamos a ponernos serios.

Sí, amigos. Intentaré ser lo más serio y ajustado al lenguaje que me es posible. Ajustado al lenguaje que imponen, a base de repetirlo constantemente, los señores del extremo centro fascistoide de este país, o estado o lo que sea.

Vemos como una oleada diaria de exabruptos nos rodea, nos arrincona. A nosotros que habríamos de ser sus clientes, los que tenemos la razón, nos acorralan a cada momento con un insulto nuevo, con una nueva vuelta de tuerca "poética". Quienes, por pereza o simplemente estómago delicado, no lean, vean o escuchen a menudo la prensa, la radio o la televisión conservadoras (no, no es un eufemismo; huelen a naftalina y éter), tienen la opción de saber en unas pocas líneas lo que en la jornada anterior fue de más risa en los blogs de Javier Vizcaíno en Público y de José María Izquierdo en El País.

Bueno, a lo que íbamos. Estamos, incluso los que vemos la realidad a través del cristal que elegen los que se sienten trabajadores, tanto o más que ciudadanos, acostumbrándonos a que lo normal sea llamar asesino a un Ministro, ladrón a otro e idiota al Presidente. Aquí, algunos podrían razonar que Rubalcaba era la "X" de los GAL, pero deberían acudir a un Juzgado en el que un Juez, probablemente tan "conservador" como los medios a los que antes aludía, estará encantado en hacer ruido y sangre en igual proporción. Otros podrán decir que el padre de Pajín sale en las conversaciones de algunos investigados en la trama de corrupción que asola nuestro levante patrio, aunque sólo sea porque tomó café con un hoy imputado. Los más, me dirán que a Zapatero le falta un verano de esos en los que pega bien el sol. Pues bueno, si Rubalcaba es un asesino que pague; si no es así, que pague el que acusa sin demostrar. Pues el padre de Leire que sea investigado, pero que no culpen a la Ministra de las cosas que haga su padre; imaginemos (insisto, es un juego mental, sé que esas cosas no pasan) que el tal dios, existe y, aún habiendo sobradas pruebas de lo hijo de puta y vengativo, a la par que arbitrario y caprichoso (que esa es otra más difícil que la propia existencia de ese dios: que los que durante 2000 años han metido la mano en el BOE en el que tratan convertir unos escritos sobre la vida del que suponen hijo del dios, haya sido -la metida de mano, digo- sin cambiar la veracidad de los hechos), traten de culpar al único rabino soltero de la historia por los excesos del padre, o del que mandó a la paloma, o de quién sea hijo el chico (o quienes, que por lo visto eran tres). En cuanto a la idiotez de Zapatero, desde luego, no es el político más brillante pero, del mismo modo que, no siendo oro todo lo que reluce, no es mierda todo lo que es satinado, no podemos tampoco decir que sea el más tonto de los que han pasado por el hemiciclo. Si esto no basta para rebatir los tres "argumentos" anteriores (lo del Ministro asesino, la Ministra ladrona o el Presidente idiota), deseo que conste que quienes acusan con el dedito fueron quienes metieron a España en una guerra ilegal basada en mentiras (no en errores como tratan de hacer ver ahora) causante de decenas de miles de muertos que hoy estarían vivos si no hubiesen enredado,;que son quienes tapan y/o se aprovechan, cuando no promueven los robos de los dineros de todos, señalados especialmente en los correazos y bigotazos valencianos y los parches en los ojos castellonenses; que idolatran a un presidente que introdujo en el hueco que tenía (y que estaba reservado en el resto de personas para la inteligencia, la dignidad y la brillantez) toda la rabia de los que odian por naturaleza, los que no pueden vivir con sus complejos (no son acomplejados, al menos, no más que los demás), un hombre que podría ser muchas cosas pero, sobre todo, imbécil. Bueno, asesino, ladrón e hijo de puta, también.

He comenzado el anterior párrafo diciendo "bueno, a lo que íbamos" y es ahora, tras un millón de letras cuando voy a hablar de lo que me ha puesto ante el teclado. La prensa (y la tele, y la radio, ahora internet también) ha agrandado la sombra de Aznar hasta llevarla a un tamaño superior incluso al de su ego, y del mismo modo está intentando subir a los altares a tantos hombres que, aún siendo buenos en algunas cosas (¿quién no es bueno en algo, aunque sólo sea un poco?), son peligrosos cuando se termina creyendo buenos en todo, ¡qué coño, buenos! ¡insuperables!

Se da el caso de un escritor (sí, escritor; que uno sea algo -albañil, carnicero, mecánico, político, escritor, periodista-, sólo dice de esa persona que, efectivamente es, no que sea bueno) que, tras unos años de ostracismos, vuelve a la escena pública y a los papeles a través de TeleMadrid y su "Diario de la Noche", sus columnas de opinión en los medios de la derecha y sus ya míticas fanfarronadas. Es un señor que conoce el lenguaje (como el monaguillo de las ondas) y lo utiliza no para enriquecer su discurso, sino para insultar más y mejor, si es que insultar bien es bueno. Pues este Sánchez Dragó, además de declararse amigo de los de Falange Auténtica a pesar de su exceso de progresismo (sic) y a pesar de que su propio padre fue asesinado por los franquistas, se regodea de haber sido follado por dos niñas de 13 años, previo pago, por supuesto y diciendo que si alguien delinquía en aquella relación, eran las propias crías por putas y guarrindongas.

Si ahora yo digo que reniego de mis palabras cuando hablaba de que la violencia es mala siempre ¿me estaré poniendo a su altura? Espero que sí, porque ahora mismo no deseo nada tanto como poder estar a su altura para darle un par de hostias bien dadas.

lunes, 25 de octubre de 2010

Currículum de Fariñas para ganar el premio Sájarov.

Me traigo un comentario que Eirene le hacía a Sergio Zawinul en el blog de Manolo Saco explicando lo que tantas veces tenemos que repetir: no todo lo que damos como verdad (que se lo digan a este ex-católico) lo es.  
Los medios de comunicación llevan años pintando con una mezcla de colores que van desde el rojo dictador al azul payaso, todo lo que huela a socialismo más o menos "civilizado" que proviene de América (sí, el nombre de ese continente que también ha sido expropiado por "occidente", en este caso, por los Astados Unidos).
La última patada en los huevos (otro ejemplo más, fue lo de Evo con el fútbol) que se ha dado desde Europa a este socialismo inofensivo (especialmente si lo comparamos con el régimen de terror, crímenes y violencia que está extendiendo por el mundo ¿Al Qaedo? No, la democracia occidental), es la concesión del premio Sájarov al "disidente" cubano Fariñas. Sí, ese al que Willy Toledo llamó criminal y terrorista común, no político.
Gracias a Eirene por cederme (sin saberlo) su texto para esta entrada.

jueves, 21 de octubre de 2010

Patria y bandera.

 Si la bandera no puede ser tricolor, que sea esta.
Samuel, Almudena, Hugo, Marla, el calvo del Lidl, David, Marcos, antoñito, Elena y Javier.

martes, 19 de octubre de 2010

Vaya repasito.

Real Madrid A 16 - Atlético de Pinto C 0.
Campeones de España 16 - Cuarto clasificado en la liga local 0.
El que no se consuela 16 - Porque no quiere 0.

Felíz día, mamá.

Estamos comiendo y dice David:
-Feliz día, mamá.
-Gracias ¿por?
-Porque hoy es el día del cáncer contra la mamá.

29 de Septiembre ¿Tú fuiste?

Desde luego, no queremos aprovechar estas líneas para actuar de jueces de todos los trabajadores que no acudieron a la Huelga General, porque muchos de ellos, muchos de vosotros, vieron coartados sus derechos con amenazas veladas (en ocasiones no veladas, sino que bien explícitas) de represalias e incluso de despidos. 
El problema no está en el que, queriendo unirse a sus compañeros (aquí, cuando hablamos de “compañeros”, no hablamos de sindicalistas ni sindicatos, sino de trabajadores, que de eso se trataba) no han podido hacerlo, sino de los que siendo trabajadores, sabiéndose agredidos, conociendo el alcance de esta Reforma Laboral (sumándola a las “Medidas Urgentes” del Gobierno, a la bajada del salario de los trabajadores públicos, a la congelación de las pensiones y, para rematar, la más que previsible subida de la edad de jubilación), han preferido buscar pretextos: “los sindicatos están vendidos”, “había que haberla convocado antes”, “la huelga hay que hacérsela al Gobierno, no a los pobres empresarios” y tantas otras escusas de mal pagador.
Por supuesto que habrá trabajadores que no puedan perder el salario de un solo día, pero ¿todos los que decidieron acudir al trabajo lo hicieron porque no podían cobrar ese mes 45€ menos? Aún siendo así en todos los casos, la desunión de la clase trabajadora puede repercutir en recortes mayores de 45€ en un mes. Mayores incluso de 45€ en todos los meses. 
Debería ser suficiente sólo con recordar que si mañana mismo despidiesen a alguien acogiéndose a la nueva Ley, la indemnización sería menos de la mitad que la que hubiese recibido hace unos meses y, además, parte de la misma se la estaríamos pagando todos, incluso el propio despedido, con nuestros impuestos y no la empresa que decidiera despedirle. 
Aún así, aún habiendo menos trabajadores y trabajadoras secundando la huelga de los que serían deseables (sólo habría que conformarse con un 100%), no se debe considerar esta movilización como un fracaso, ni mucho menos. Sólo hay que ver la dureza con la que se ha tratado desde los medios de comunicación de extrema derecha y de extremo centro (sé que suena raro, pero dicen que son de centro ¡ja!) a todos los trabajadores que decidimos libremente dejar de trabajar ese día 29 de Septiembre. Ya sabes, lo de siempre, “los liberados no respetan el derecho a trabajar”. Los liberados, no lo eran tanto, al menos en esta Sección Sindical que, como ya apuntamos en el anterior “El Palé”, enviamos una comunicación a la empresa (puedes consultarla en nuestro blog http://elpaledigital.blogspot.com/2010/09/carta-remitida-por-la-presidenta-del.html) en la que decimos que ninguno de los Delegados de la red de tiendas y del almacén de Pinto no recibirían horas sindicales para ese día. En cuanto a lo de “el derecho a trabajar”, habría que preguntarles a nuestros señores jefes, a la clase empresarial y a la clase política española si los más de cuatro millones de parados no lo tienen o, si lo tienen, porqué ha de ser con menos derechos que los que actualmente tenemos un empleo. Efectivamente, habría algún trabajador que quisiese ir a trabajar el día de la huelga y no pudiese hacerlo por el transporte público, pero debería saber que no se pactaron servicios mínimos porque Doña Esperrancia Aguirre y Don Alberto Ruíz Socavón prefirieron un escenario de enfrentamiento que otro de entendimiento, como tuvimos en cambio con el Ministerio de Fomento. 
En cualquier caso, esta discusión sobre el derecho al trabajo es absurda puesto que, los que por los motivos que fuesen no pudieron ir a trabajar ESE DÍA, justificándolo debidamente lo cobrarían del mismo modo que si fuesen al médico. 
Sin embargo, los que queremos defender nuestros derechos y los de nuestros compañeros (los de todos, incluso los de los que no se defienden ni a ellos mismos), sólo teníamos derecho a la Huelga el 29 de Septiembre. 
Por eso, yo fui ¿y tú?

Vergara.

lunes, 18 de octubre de 2010

Jesús Quintero: Editorial.

Super Coco.


¿Recuerdas eso de Barrio Sésamo? "¿Es un hombre? ¿Es un avión? No, es Super Coco". Pues, si lo cambiamos por "¿Es un ciervo? ¿Es un cabrón? Sí, es Díaz Ferrán. El señor (por llamarle de alguna manera) Presidente de la CEOE, el Presidente de la Patronal ha dicho que "para salir de la crisis hay que trabajar más y cobrar menos". Además de aplicarse el cuento, debería empezar a pensar en pagar los sueldos de los empleados de las empresas que va arruinando de forma inversamente proporcional a como se va forrando él. Padecemos una clase empresarial en este país que, si no supiésemos que en muchas ocasiones son unos delinc uentes, pensaríamos que son tontos. Sí, ya lo sabemos, en muchos casos se juntan las dos cosas. Bueno, de tontos que son, son demasiado listos. ¿Sabes quienes son los que escriben los informes en los que se basa el tal MAFO, Miguel Ángel Fernández Ordoñez (el Gobernador del Banco de España) para recomendar que se suba la edad de jubilación? Efectivamente: La Banca, el sector financiero, que es el que más número de prejubilaciones tiene al año. Es como lo de bajar los sueldos mientras ellos se los suben. Como ejemplo sangrante, a pesar de los cientos de miles de millones de dólares de dinero público que se ha llevado la banca en todo el mundo a través de rescates y subvenciones, según un estudio de The Wall Street Journal sobre 26 entidades financieras, se certifica que su beneficio neto en 2010 será de 61.300 millones de dólares.
¿Las primas de sus directivos? 144.000 millones de dólares. Para que vengan a darnos lecciones a los trabajadores sobre apretarnos el cinturón. ¡Ya les vale!

Publicado por el antoñito para http://elpaledigital.blogspot.com

jueves, 7 de octubre de 2010

Nacho Escolar: "El doble rasero".

Hay un político venezolano que rifó una operación de aumento de pecho como reclamo populista para conseguir fondos para su campaña electoral. “Hay a quien le parece simpático”, declaró a los medios. ¿Adivinan qué político fue? Pues no. No fue Hugo Chávez, sino Gustavo Rojas, uno de sus opositores. Sucedió este verano pero, curiosamente, la noticia pasó desapercibida.
Hay también un político latinoamericano que modificó la constitución de su país, que sólo permitía un mandato, para ser reelegido. Lo consiguió. Volvió a intentarlo otra vez, para una tercera presidencia, y en esta ocasión los jueces se lo impidieron. No me refiero al depuesto presidente hondureño Manuel Zelaya, sino al ex presidente colombiano Álvaro Uribe. Curiosamente, a él (promotor de siete nuevas bases militares de EEUU en Colombia) no le dieron un golpe de Estado.
Hay un país sudamericano donde están censados 32.000 desaparecidos, más que la suma de todas las víctimas de todas las dictaduras del continente juntas. La mayor parte de esos muertos, que ahora aparecen en enormes fosas comunes, fueron asesinados por grupos paramilitares, tolerados y muchas veces dirigidos desde el Gobierno, que se apoyó en ellos para la guerra sucia contra el terrorismo y también contra sus opositores políticos. Hay en ese mismo país cerca de cuatro millones de desplazados y, de colofón, un puesto de honor para la historia: que este Estado puede presumir del 60% de todos los sindicalistas asesinados en todo el mundo el año pasado. ¿El Chile de Pinochet? ¿La Argentina de Videla? ¿La Cuba de los Castro, entonces? No. Estas cosas pasaban en la muy democrática Colombia de Álvaro Uribe. Curiosamente, nadie en la prensa le llamó gorila rojo ni dictador bananero. 

miércoles, 6 de octubre de 2010

El gran Alter K, en el blog de Manolo Saco (one more time).

Hay algo que me llama mucho la atención en toda esta historia. En cuanto se menciona Venezuela, inmediatamente la conversación deriva hacia si Chávez es esto o lo otro, hacia si le apoyamos o no, hacia si es de izquierdas o un demagogo… Pero esta deriva es ridícula, demagógica, tiránica incluso, puramente fascista.
Chávez es un presidente electo democráticamente de un país soberano que tiene todo el derecho del mundo a elegir a sus gobernantes. Y si se afirma que las elecciones venezolanas no son limpias, lo mínimo que debería hacerse es presentar alguna prueba. Y si, todos conocemos a alguien, que tiene un primo, con un amigo, que tuvo que abandonar Venezuela cuando Chávez llegó al poder pero que su familia sigue allí y que le cuenta cosas… Y, a veces, esas cosas son las mismas que contaba el otro día, en un documental, una sobrina de Carmen Polo, a saber, que los rojos tienen rabo y huelen a azufre…
Es sorprendente que se hable de “régimen chapista” al referirse a una democracia cuyas elecciones están supervisadas, constantemente, por un ejército de observadores internacionales. Pero más sorprendente, y más indignante, es que se opine con un paternalismo que apesta a colonialismo barato. ¿Quiénes somos nosotros, desde la Europa de los Berlusconi, los Fini, los Le Pen, los Aznar, los Fortuym, los Haider y tanto otros; para juzgar las elecciones de terceros países? ¿Quiénes somos nosotros, que seguimos a la guerra al fanático inquilino de la Casa Blanca, aquel que aseguraba que invadía países por mandato divino; para juzgar quien es una amenaza para la humanidad? Nosotros, a quien el último dictador se nos murió en la cama y fue enterrado con honores de Estado; nosotros, que aún no hemos sido capaces de condenar un régimen de terror que llevó a la muerte a cientos de miles de conciudadanos; nosotros, que nos llenamos la boca de democracia mientras mantenemos los privilegios de nacimiento entre nuestra casta aristocrática; nosotros, que postramos genuflexo al Estado ante la cruz; nosotros, que no hace tanto veíamos votar a los muertos en limpias elecciones democráticas de sanguinarios ex ministros dictatoriales; nosotros, vivimos entre la corrupción política y la estafa generalizada a la Hacienda pública… ¿Quiénes somos notros?
Nosotros somos los que acusamos a las fuerzas de seguridad de organizar el 11-M, los que reíamos en la comisión de investigación, los que no conocemos límites en la carrera al poder, para quienes las palabras de los asesinos son ley si se avienen a nuestros intereses; al fin y al cabo, los de los pies encima de las mesas y el puro en el casino… Y otros diez millones que gustosos aplauden.

martes, 5 de octubre de 2010

Aún queda gente digna de llamarse sindicalista en UGT. Podría dar un par de cursos a unos que yo me sé.

UGT no abrirá la negociación con el Gobierno si no retira la reforma laboral. http://www.rebelion.org/noticia.php?id=114241
Considera la reforma laboral "nociva e inútil para la creación de empleo"
(Agencias)

El secretario de Acción Sindical de UGT, Toni Ferrer, ha subrayado que hasta que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, no retire la reforma laboral, "nociva e inútil para la creación de empleo", el sindicato no está dispuesto a "iniciar un proceso de negociación".

Así, y tras conocer este lunes el dato de la subida del paro registrado en el mes de septiembre, que aumentó en 48.102 personas, Ferrer afirmó que "si no hay un proceso de rectificación previo" sobre la reforma laboral y sobre las políticas económicas, las organizaciones sindicales no abrirán ningún tipo de diálogo social con el Gobierno.



"Tendría que restablecer un equilibrio retirando esas propuestas lesivas y rectificando la reforma laboral para iniciar un proceso de negociación. No hay proceso de negociación porque el Gobierno ha impuesto una reforma laboral que recorta derechos, plantea la congelación de las pensiones y aumenta a 67 años la edad de jubilación", criticó Ferrer en declaraciones a Europa Press Televisión.



Por otro lado, recalcó que los datos del paro de septiembre confirman sus "peores presagios" sobre la reforma laboral: aumenta la temporalidad, no se incrementa la contratación indefinida, y se destruye más empleo". "Lo único que crea es más paro", concluyó.

lunes, 4 de octubre de 2010

Eso, es como un toro.

El PP pedirá en el Senado la protección cultural del toreo 

Uno de los argumentos que utilizará García-Escudero es su carácter "etnográfico". 

 
Joder. Decir en la misma frase "Jesulín" y "cultura", es como decir "antoñito" y "escultural" en el mismo párrafo.
Podríamos estar discutiendo sobre si es necesario proteger a los animales en peligro de extinción, a los estudiantes en peligro de privatización, a los pacientes en peligro de momificación o a los ciudadanos en peligro de radiación. Pero no. Es mejor ostentar la bandera del toro de Osborne, la bandera de la zafiedad y la barbarie.
Ahora, cualquiera me puede sacar un estudio de alguna Universidad (privada, supongo) en la que un veterinario desconocido hace un estudio filosófico sobre la falta de sufrimiento del toro, argumentando esta estupidez de un modo tan peregrino como puede ser que el sufrimiento es exclusivo del ser humano. También ahora, podría yo sacar un estudio emitido por un trabajador del LIDL valorando la humanidad de los que piensan que no es una barbaridad basar una presunta fiesta en la tortura de un ser vivo, llegando éstas (la tortura y la fiesta) a su máxima expresión en esos segundos que siguen a los gritos desgarradores del animal (me refiero al toro).
En definitiva, "la cultura del toro" es un oxímoron sólo comparable a lo del movimiento cuando se hablaba de la dictadura fascista de Franco.
 
Por otro lado, pero en realidad por el mismo, Tomás Gómez Franco (valga la redundancia) ganó anoche por 500 votos a Trinidad Jiménez. No necesito preguntarme mucho sobre la postura que tomará frente a los toros o la SICARIA (Santa Iglesia Católica, Apostólica y Romana, International Agency), ya que he visto en directo cuales fueron sus primeras decisiones en cuanto a las Fiestas de Parla.  
En el municipio del sur madrileño, tenían como un orgullo que las fiestas grandes del pueblo fuesen las del agua, que conmemoraban la lucha ciudadana para lograr la llegada del agua corriente al pueblo (sí, en una ocasión fue un pueblo, a pesar de la vista de las torres y los chalets que hoy rodean Parla), y no las de la Virgen (porque ellos lo dicen) de la Soledad (hombre, lo de estar sola siendo virgen es más congruente que lo de subirse a un Pilar). Pues bien, nombró a la tal Soledad Alcaldesa Perpetua de Parla y le faltó la mantilla al inaugurar la plaza de toros que construyo (parécese) con sus propias manos.
También: aplaudió la desaparición de algunos impuestos como el de sucesiones por parte de Doña Esperrancia; se quejaba del dedazo de Zapatero a Trini, cuando el propio ZP le limpió el camino hacia la Secretaría General del PSM; hizo creer a todo el mundo que Zapatero quería apartarle de las candidatura a la Comunidad de Madrid, cuando intentó imponer al Presidente del Gobierno una lista única encabezada por él y con Trini de número dos y fue el propio Zapatero el que ofreció a los militantes la oportunidad de decidir; frente al modelo de crecimiento made in ladrillo, ofrece un modelo de crecimiento made in pladur, que es igual de dañino y además de peor calidad.
Eso sí, en el haber podríamos ponerle que casi siempre para él, la moneda cae de cara. De momento.

miércoles, 29 de septiembre de 2010

La crisis la pagarán los que la provocaron. ¡Ja!

HOY, 29 DE SEPTIEMBRE ¡HUELGA GENERAL!

Jesús Maraña, Director del diario Público: Lo que está en juego.

http://blogs.publico.es/buzondevoz/333/lo-que-esta-en-juego-2/
Un solo punto de la reforma laboral decidida por el Gobierno habría justificado la huelga general convocada para hoy por los sindicatos mayoritarios. El artículo 2 de la ley aprobada con los votos del PSOE gracias a la abstención de CiU y PNV facilita a las empresas los despidos por causas económicas (con indemnización de 20 días por año trabajado) “en casos tales como la existencia de pérdidas actuales o previstas, o la disminución persistente de su nivel de ingresos…”. Lo cual equivale en la práctica al despido libre y muy barato, porque el contable más torpe es capaz de dibujar una previsión de pérdidas o disminución de ingresos aun en ciclos de bonanza si eso es lo que le interesa al empresario. Durante los meses que lleva en vigor, los datos demuestran que esta reforma tampoco reduce la precariedad laboral ni la temporalidad, principal característica del mercado español y una de las causas que explican la rapidez con la que aquí se crea empleo en épocas de vacas gordas (burbuja inmobiliaria) y se destruye cuando vienen mal dadas. Otras medidas como la anunciada reforma de las pensiones públicas o los recortes múltiples y variados al Estado del bienestar constituyen también argumentos fundados para que los sindicatos utilicen su principal arma de presión y protesta: el derecho a la huelga.
Pero, con ser importantes todos estos argumentos, lo que hoy está en juego trasciende la legítima confrontación entre los intereses de empresarios y trabajadores; o la lógica indignación de un electorado progresista hacia un Gobierno que pone en práctica medidas casi tan injustas para los más débiles como las que con toda seguridad aplicaría un gobierno conservador. Ha sido el propio presidente, con su explicación de las razones que lo llevaron en junio a poner en marcha los duros ajustes, el que ha puesto en evidencia los graves riesgos que corre la democracia en su pulso con el capitalismo globalizado. Zapatero ha argumentado que “no tenía otro remedio” que atender las exigencias de los mercados para evitar la quiebra financiera del Estado. Lo cual equivale a asumir que el poder real en esta democracia no lo ejercen los representantes elegidos por los ciudadanos, sino otros individuos cuyas decisiones e intereses particulares condicionan que un país pueda o no arruinarse. El problema de esta quiebra democrática no es exclusivo de Zapatero, aunque resulta obvio que Merkel, Berlusconi o Sarkozy visten mucho más cómodos el traje de corte neoliberal.
Aquí no se trata sólo de denunciar la meridiana injusticia de que los causantes de la gravísima crisis financiera sean en parte los mismos que ahora dictan soluciones supuestamente indiscutibles. Hoy no sólo está en juego la defensa del Estado del bienestar frente a quienes aspiran a descuartizarlo y a desregular aún más la economía especulativa. Sobre el tapete de esta huelga general está en juego el sentido mismo de la democracia: los ciudadanos deciden en las urnas quiénes deben ejercer el poder durante cada legislatura. Se equivoca Zapatero al ceder a otros poderes no sólo el qué sino el cómo de una política económica. Y no se entera Rajoy si de verdad cree que el 29-S no va con él. Los sindicatos se juegan mucho, sí, pero los políticos y el resto de los ciudadanos se juegan incluso más.

Vicenç Navarro en el Diaro Público: La importancia de la huelga general.


Agradezco a la dirección de Público que me permita adelantar esta semana la columna que escribo cada jueves en este diario con la finalidad de alentar al lector a que se sume a la huelga general, un evento de extraordinaria importancia, con amplias repercusiones sobre el bienestar de la población en España y, muy en particular, de sus clases populares. El establishment español (las instituciones, fuerzas políticas, grupos empresariales y financieros y mayores medios de información que dominan la vida política, económica, financiera y mediática del país) está imponiendo unas políticas con el objetivo último de disminuir los salarios de los trabajadores y recortar la financiación del ya poco desarrollado Estado del bienestar (el gasto público social por habitante continúa a la cola de la UE-15, el grupo de países de la UE más próximos a nosotros por su nivel de desarrollo económico). La única diferencia entre los distintos sectores del establishment es la intensidad de los recortes. Las derechas en la oposición reclaman incluso más recortes. PP, CiU y PNV están pidiendo más reducciones del número de trabajadores en los servicios públicos del Estado del bienestar –sanidad, educación, servicios domiciliarios, escuelas de infancia, entre otros– en el país que tiene menos empleados públicos de la UE-15 (el 10% de la población adulta, comparado con el 15% en la UE-15 y el 25% en Suecia). Nunca antes durante la democracia el Estado del bienestar y la calidad de vida de la población habían estado tan amenazados. No hay duda de que estas políticas afectarán negativamente a la gran mayoría de ciudadanos y a sus descendientes.
El establishment español es consciente de que estas medidas son impopulares, pero las defiende como necesarias y como las únicas posibles, indicando que no hay alternativas. Se necesitan –dice tal establishment– para calmar a los mercados financieros, que compran la deuda soberana española. Y hemos visto la visita del presidente Zapatero a Wall Street (el centro financiero de EEUU) como un acto de vasallaje a la banca estadounidense, para asegurarles que será duro y no vacilará en imponer medidas impopulares al pueblo español. Y así lo han promovido los medios de mayor difusión, al subrayar que tales medidas son la medicina amarga necesaria para salvar al paciente (la economía española). Y toman como prueba de recuperación los débiles indicadores de un minúsculo crecimiento económico.
Estas explicaciones son erróneas. En primer lugar, el mayor problema que tiene España es el desempleo, el más elevado de la UE-15. La cifra de desempleo (el 19% de la población activa) es conocida. Pero la que no se conoce es que el 46% de la población empleada tiene miedo a perder el puesto de trabajo. De ahí que el criterio de evaluación de las políticas públicas debiera ser su capacidad de creación de empleo. Y las políticas de austeridad del gasto público están destruyendo empleo.
El problema económico al que España se enfrenta se debe a la disminución de las rentas del trabajo como porcentaje de la renta nacional durante estos 15 años, con el consiguiente endeudamiento de las familias. Al colapsarse el crédito, se creó el enorme problema de la falta de capacidad de consumo, cayendo la demanda en picado y disparándose el desempleo. Y, por otra parte, el enorme crecimiento de las rentas del capital, facilitado por los comportamientos especulativos de la banca, determinó una serie de burbujas –la última, la inmobiliaria– que, al estallar, crearon el enorme problema de la falta de crédito. Los siguientes datos sintetizan esta realidad. Entre 1995 y 2005, los costes laborales en España aumentaron sólo un 3,7%, cinco veces menos que la media de la UE-15, del 18,2%. Mientras, las empresas españolas vieron aumentar sus beneficios netos un 73% (más del doble de la media de la UE-15, un 33%), siendo las empresas bancarias españolas las que tenían y tienen más beneficios de la UE-15 y, a la vez, las que dificultan más el acceso al crédito.
Esta polarización de las rentas ha creado un grave problema de demanda, consecuencia de la enorme disminución de la capacidad adquisitiva de la población y la escasez de crédito, problemas que requieren una expansión muy notable del gasto público en creación de puestos de trabajo (muy en particular en las áreas deficitarias de empleo, como son los servicios del Estado del bienestar) y en nuevas industrias como las verdes y ecológicas. El problema que dificulta la aplicación de tales políticas expansivas es que, como consecuencia de la enorme reducción de impuestos de estos últimos 20 años, que ha beneficiado a las rentas del capital y rentas superiores, el Estado está también profundamente endeudado. Esta disminución de los impuestos es una de las causas de que disminuyeran los ingresos al Estado –pasaron de representar el 41% del PIB en 2007 al 34% en 2009– y de que crecieran el déficit y el endeudamiento públicos. Ahora bien, estas políticas fiscales regresivas pueden y deben corregirse. Expertos del Sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) han calculado que el Estado podría ingresar 38.000 millones de euros fácil e inmediatamente (una cantidad mayor que la conseguida con los recortes de derechos) corrigiendo algunas de estas medidas regresivas sin tocar el bolsillo de la mayoría de la ciudadanía.
En lugar de ello, el Gobierno ha hecho unos retoques claramente minúsculos sin mostrar ninguna voluntad de corregir la polarización de las rentas. Y los partidos conservadores están incluso pidiendo mayores recortes de impuestos en favor de los ricos. Tales políticas, además de ser profundamente injustas, son contrarias a las que se necesitan para salir de la crisis. Nunca un país ha salido de una gran recesión siguiendo políticas de austeridad en el gasto público.
De ahí la enorme necesidad de que la población se movilice en contra de tales políticas. Y puede cambiarlas. Así ocurrió en la Unión Europea cuando el establishment europeo había propuesto alargar la semana laboral a 65 horas. Las movilizaciones pararon aquella directiva. Y lo mismo ocurrió en España. Las huelgas generales anteriores pararon reformas negativas y estimularon el crecimiento del gasto público. Y lo mismo puede y debe ocurrir ahora.
Vicenç Navarro es catedrático de Políticas Públicas de la Universidad Pompeu Fabra y profesor de Public Policy en The Johns Hopkins University.

lunes, 27 de septiembre de 2010

JODEEEEERRRRRRR.

El martes 19 de Octubre, en la Ciudad Deportiva del Real Madrid C. F., mi shico, el David jugará un partido, el R. Madrid - At. de Pinto.
Antes, no cabía en la ropa; ahora, no quepo en mí mismo.
Aún recuerdo cuando, en Alevín o Infantil (diez ó doce años) nos metió un 12-1 un filial del Madrid, así que sé que será una experiencia inolvidable para mi hijo. Por eso estoy tan contento, porque si no pasa nada raro como que, por ejemplo, tenga una suerte bárbara en el futuro, no se verá en otra igual ya que hace falta algo más que jugar bien para llegar a ciertos niveles. Espero equivocarme. Nunca se sabe.

Zapatero y el Papa.

Gracias a Hugo "El Siamés", hemos conseguido saber qué le dijo Zapatero al Papa y el porqué de la financiación con el dinero de todos los españoles (también del de los ateos) la visita del Vicediós, Peneadicto XVI.

Zapatero: Padre, he visto la luz.
Ratanazinger: ¿Y qué has hecho, hijo mío?
Zapatero: ¡SUBIRLA!

miércoles, 22 de septiembre de 2010

Sara Carbonero.

No voy a entrar en lo obvio más allá de lo que es la obviedad por antonomasia (que no sé que significa, pero parece ser algo así como "que te cagas"): Sara Carbonero está más buena que yo.
Pues bien, como la chica es maja, lo demás no importa. Da igual si ha dicho lo que muchos pensamos, que Cristiano Ronaldo es individualista y egoísta (como ¿casi? todos los goleadores), daa igual si es una buena profesional, da igual si sólo le faltan dos exámenes para terminar su carrera de periodista (carrera que no tienen la inmensa mayoría que comparten platós y estudios con ella, bien en el caso del deporte, bien en el de la mal llamada "prensa del corazón") y que si no los hizo en su momento, fue porque se marchó a Sudafrica para cubrir el Mundial de Fútbol. Lo que importa es que está buena. Bueno, y que es novia de Casillas. 
El tal Pipi Estrada, un impresentable del que se conocen más detalles últimamente por su vida personal (impersonal, diría yo) o por su participación en la mierda de televisión que padecemos, goza de un gran prestigio en el mundo de la prensa deportiva. Ella, no.
Pensándolo bien, María Antonio Iglesias tampoco goza del prestigio que sus intervenciones públicas sin duda merecen, pero en su caso, no es por estar buena, sino por lo contrario.
Pensándolo mejor aún, el casi cualquier caso de mujer que tenga éxito, se debe, sin duda, a que se la chupa a su jefe, o es sobrina del director.
Igual no es un problema de la belleza exterior y evidente de Sara Carbonero, sino de la fealdad del interior de muchos de nosotros.
Ella, dará gustico, pero nosotros damos pena.

domingo, 19 de septiembre de 2010

Jesús Maraña, Director del diario Público.

El falso apocalipsis de las pensiones

No debe sorprender ya la insistencia con la que gobernantes y analistas firman partes de defunción del sistema público de pensiones. Lo que causa cierta perplejidad es que además pretendan que nadie discuta los vaticinios de esos agoreros empeñados en salvar al resto del mundo en cómodos plazos. Si el pronóstico que lanzaron a mediados de los noventa hubiera sido acertado, la Seguridad Social andaría hoy criando malvas.
Aquella falsa alarma supuso, además de algunas reformas necesarias, un crecimiento vertiginoso del negocio de los fondos privados, que ahora mueven en España más de 84.000 millones de euros. El estallido de la crisis inmobiliaria y financiera ha puesto en evidencia que el verdadero riesgo de quiebra lo sufren precisamente los planes privados, y no los públicos. Para mantener y elevar su rentabilidad, los gestores de los fondos (actores principales de los enigmáticos mercados) han invertido en esos productos de riesgo que originaron la explosión de la burbuja especulativa.
Su rentabilidad –que nunca fue la prometida– ha caído en picado, mientras la Seguridad Social goza de superávit. Los números confirman lo que cabía sospechar: cuanto más sólido sea el futuro del sistema público, más difícil es la captación de fondos para el negocio privado. El apocalipsis que vuelve a planear sobre otro mimbre del Estado del bienestar tiene más relación con ese hundimiento del sector privado que con la pirámide demográfica.

miércoles, 15 de septiembre de 2010

Grandes mentiras que escupe nuestra extrema derecha, la política y la mediática, y los culpables de la crisis: Hoy, ¡Los sindicatos!

Ayer, en el debate sobre el estado de la Región, la Presidenta de todos los madrileños dijo que iba a "eliminar a 2000 liberados sindicales de la Administración Pública".

Tiene miga el asunto. En 2008 había 415.000 empleados públicos de la Comunidad de Madrid. Durante los últimos siete años, ésta (esta señora, quiero decir) ha firmado diferentes Convenios Colectivos (pocos; ya he escrito en repetidas ocasiones que hay alrededor de 150 Convenios pendientes de firmar sólo en Madrid), entre otros los de los trabajadores públicos, los funcionarios.

Estos funcionarios, sus representantes, sus Delegados, sus Comités, estamparon su firma junto a la de Doña Esperrancia en un Convenio que, entre otras cosas, se ampliaba el crédito horario que le correspondía a cada Delegado. Según las leyes (LOLS, Estatuto de los Trabajadores, Reales Decretos,....) hay un mínimo de derechos para los trabajadores, abriendo la puerta a posibles acuerdos que mejoren éstos mínimos, nunca pueden empeorarse. Pues en los convenios que regulan el trabajo en las Administraciones Autonómicas las partes (trabajadores y patronal) llegaron al acuerdo del que hablaba antes, de ampliar el número de horas sindicales. Como la Ley regula la posibilidad de que se acumulen las horas de cada uno de los delegados y se distribuya flexiblemente ese crédito horario, en algunos casos (porque hay algunos delegados que no precisan utilizar su crédito horario en su totalidad o ni siquiera necesitan coger una sola hora por el tipo de trabajo que realizan) algún o algunos de los delegados acumulan horas suficientes como para que su crédito equivalga a su jornada de trabajo íntegramente. A esos se les llama liberados (bueno, los "liberaos" según nuestra castiza Presidenta).

Vamos, que va a volver a hacer con todos los trabajadores públicos de la Comunidad de Madrid, lo que ya hizo con los trabajadores de Metro: pasarse lo firmado por el forro (sí, por el forro; sus incondicionales -nunca una palabra definió tan bien una actitud- dicen que "los tiene bien puestos"). Con los del Metro firmó un salario para este año y se sacó un decreto con el que se lo bajaba; firmó un Convenio Colectivo con todos los funcionarios dependientes de su Administración y lo cambia también unilateralmente. ¡Y dice que lo hace para cumplir la Ley! ¿Qué ha hecho los 7 años anteriores? ¿Incumplirla a sabiendas? Eso se llama prevaricación.


Pero lo grave del asunto no es que vaya a hacer lo que dice que va a hacer, sino que lo sustenta en mentiras. 

Insta al mundo mundial (en especial a Zapatero por un lado, y a su partido por otro) a abandonar las políticas Keynesianas para abrazar el Liberalismo Económico porque según ella, es la única doctrina que funciona.

Aquí, se podría hablar del gusto por las doctrinas que tienen nuestras gentes de derechas o de lo bueno y lo malo del Keynesianismo, pero será más concluyente hablar sobre lo que es el Liberalismo Económico. Esa cosa es lo que se estudia en Económicas en las Universidades privadas (copadas casi unánimemente por lo más "moderado" de la Iglesia Católica; Opus Dei, los Legionarios de Cristo, los  Marianistas; gente fina, vaya), pero que está basada en una gran mentira. Los más eminentes economistas del mundo niegan que el Neoliberalismo sea siquiera una teoría económica científica. Además, todos y cada uno de los reguladores (FMI, BM, BCE,...) y de las empresas calificadores que nos han llevado a la crisis financiera y económica mundial, todos, siguen las doctrinas Neoliberales. Todos quieren, al fin y al cabo lo que dejó para la posteridad Grover Norquist, asesor económico de Bush en 2004: “No quiero acabar con el Estado; sólo quiero hacerlo tan pequeño que pueda ahogarlo en una bañera”.

Y en esas estamos. Hablan de los "15 millones de euros que el Ministerio de Trabajo paga a los sindicatos" cuando ese dinero proviene de partidas presupuestarias (que no han quitado cuando gobernaban) que emanan de diferentes Leyes (que tampoco cambiaron) que se resumen comparándolas con los propios partidos políticos: a mayor representación democrática a través de votaciones (a los sindicatos en las empresas, a los partidos en el Parlamento), mayor asignación presupuestaria para cada organización. Ésto, que es muy fácil de entender no se explica. Precisamente por eso.

Hablan también algunos voceros como Isabel San Sebastián de que los sindicatos mayoritarios no pueden decir "que nos representan, porque a mí no me representan ustedes". Pues mira, maja (esto es un decir, por supuesto), tu jefa, la jefa de Telemadrid, Esperancita, la de los calcetinitos, además de haberte regalado un programa en la televisión que pagamos todos los madrileños, hace eso porque es nuestra representante, aunque nos sintamos muchos a años luz de ella ideológicamente. Apunto lo de "ideológicamente" porque lo cierto es que coincidimos con ella en algunas cosas: muchos tenemos bastantes dificultades para llegar a fin de mes. Y eso que yo sí tengo pagas extraordinarias (este nombre sí que está mal puesto; mi paga no tiene nada de extraordinario). Hablo de la presunta no representación, porque mirándolo con prespectiva, Esperanza Aguirre, no es la presidenta de la gran mayoría de los madrileños, ya que sólo votaron por ella 1.590.109 de los 6.081.689 de madrileños, pero el 53,21 % de los que acudieron a votar, ésto es: la mayoría.

Hablando de subvenciones: los sindicatos mayoritarios reciben la mitad de lo que reciben las organizaciones empresariales para la formación de los trabajadores, pero nunca se habla de eso, conviene dar la imagen de que los sindicatos son unos vendidos y que no muerden la mano que les da de comer. Pues bien, el dinero que reciben los sindicatos mayoritarios de los presupuestos generales del estado, suponen sólo una cuarta parte de su financiación, ya que el 75% de los recursos de los sindicatos salen de la aportación de sus afiliados.

Y si el problema está en los cuatro hijos de puta que dedican sus horas sindicales a irse de vacaciones o a tocarse las pelotas en su casa, por mí pueden echarles a la puta calle; esos no son compañeros míos ni son representantes de los trabajadores. Si ese es el problema, tal vez podríamos hablar de los miles de enchufados que plagan los Ayuntamientos, las Comunidades Autónomas y los Ministerios, y cuando hablo de enchufados me refiero a los que están en un puesto por sus relaciones personales y no por sus capacidades profesionales. Hablo de los que se compran trajes y relojes con el dinero que sacan los constructores de las adjudicaciones a dedo que hace el enchufado de turno porque se lo indica su Concejal, su Consejero o su Ministro. Hablo de que la primera liberada de la Comunidad de Madrid, es su Presidenta. Y si no, que miren el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid.


Para finalizar, todos los que piensan que esta Huelga General gira en torno a que los Sindicatos Mayoritarios mantengan su status, mientras desconocen el contenido de las medidas de ajuste, de la reforma laboral y del planteamiento que hay sobre la mesa para la futura reforma de las pensiones; todos los que se han creído que esas medidas eran, además de efectivas, las únicas posibles; todos esos trabajadores que no piensan secundar la huelga (aunque luego no renieguen de los posibles frutos sacados de la misma) porque se lo han dicho en la COPE o en EsRadio, en Intereconomía o Libertad Digital, en El Mundo, ABC o La Razón; todos esos que se piensan que son de la clase media porque tengan un buen coche o un buen piso y que renieguen de su clase como asalariados que son, de la clase obrera, la clase trabajadora; todos, encuadran perfectamente en la definición de Tontos de los Cojones que nos dejó para la posteridad Pedro Castro, Alcalde de Getafe y Presidente de la Federación de Municipios y Provincias.