miércoles, 21 de enero de 2009

Resumen del discurso de Obama en su toma de posesión, por Manolo Saco

Nuestra economía se ha debilitado enormemente, como consecuencia de la codicia y la irresponsabilidad de algunos.

Nuestra sanidad es muy cara; nuestras escuelas tienen demasiados fallos; y cada día trae nuevas pruebas de que nuestros usos de la energía fortalecen a nuestros adversarios y ponen en peligro el planeta.

El periodo del inmovilismo, de proteger estrechos intereses y aplazar decisiones desagradables ha terminado.

Construiremos las carreteras y los puentes, las redes eléctricas y las líneas digitales que nutren nuestro comercio y nos unen a todos. Volveremos a situar la ciencia en el lugar que le corresponde y utilizaremos las maravillas de la tecnología para elevar la calidad de la atención sanitaria y rebajar sus costes. Aprovecharemos el sol, los vientos y la tierra para hacer funcionar nuestros coches y nuestras fábricas. Y transformaremos nuestras escuelas y nuestras universidades para que respondan a las necesidades de una nueva era.

La pregunta que nos hacemos hoy no es si nuestro gobierno interviene demasiado o demasiado poco, sino si sirve de algo: si ayuda a las familias a encontrar trabajo con un sueldo decente, una sanidad que puedan pagar, una jubilación digna.

Esta crisis nos ha recordado que, sin un ojo atento, el mercado puede descontrolarse, y que un país no puede prosperar durante mucho tiempo cuando sólo favorece a los que ya son prósperos.

En cuanto a nuestra defensa común, rechazamos como falso que haya que elegir entre nuestra seguridad y nuestros ideales.

Empezaremos a dejar Irak, de manera responsable, en manos de su pueblo, y a forjar una merecida paz en Afganistán. Trabajaremos sin descanso con viejos amigos y antiguos enemigos para disminuir la amenaza nuclear y hacer retroceder el espectro del calentamiento del planeta.

A esos líderes de todo el mundo que pretenden sembrar el conflicto o culpar de los males de su sociedad a Occidente: sabed que vuestro pueblo os juzgará por lo que seáis capaces de construir, no por lo que destruyáis.

A los habitantes de los países pobres: nos comprometemos a trabajar a vuestro lado para conseguir que vuestras granjas florezcan y que fluyan aguas potables; para dar de comer a los cuerpos desnutridos y saciar las mentes sedientas.

Si esto no es un evangelio nuevo, venga dios y lo vea.

2 comentarios:

Jesús Herrera Peña dijo...

Antoñito, no encuentro una mejor manera para comunicarme privadamente contigo.
Perdona, pero tengo la necesidad de decirte ¡muchas gracias! por no quedarte callado y defenderme ante los ataques en la página de Manolo Saco.

Salud y república laica
az_poesia@yahoo.es

Jesús Herrera Peña dijo...

Vale, Antoñito; de acuerdo... (te respondo en mi blog)

http://bargas-la-sagra.blogspot.com/2008/12/izquierdismo.html